Bolsonaro asegura que las críticas respaldan a su hijo como embajador de EE.UU.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. EFE/Joédson Alves/Archivo

Brasilia, 15 jul (EFE).- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rebatió este lunes las críticas recibidas en los últimos días tras sopesar designar a uno de sus hijos como embajador de Estados Unidos y afirmó que las mismas reflejan que Eduardo Bolsonaro es «la persona adecuada» para ocupar el cargo.

«Si está siendo criticado, es señal de que es la persona adecuada», señaló el mandatario en la Cámara de los Diputados, durante un evento conmemorativo del Ejército.

El jefe de Estado, en el poder desde el pasado 1 de enero, anunció la semana pasada su intención de nombrar a su hijo Eduardo Bolsonaro como embajador de Brasil en Washington y, en medio de las críticas recibidas, negó que un eventual nombramiento suponga un caso de nepotismo.

El mandatario aseguró que la decisión final está ahora en manos del diputado, de quien resaltó su dominio del inglés y el español y su buena relación con los hijos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

«Yo me quedé pensando: ¿Imagina si en Brasil tuviésemos al hijo del presidente Mauricio Macri como embajador de Argentina? Obviamente que el trato sería diferente al de un embajador normal», sostuvo Bolsonaro en declaraciones a la prensa la semana pasada.

El tercero de los hijos de Bolsonaro, de 35 años -edad mínima para ser embajador en el país-, fue el diputado más votado de Brasil en las elecciones legislativas del pasado octubre y ejerce como presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Diputados.

El legislador defendió sus credenciales la pasada semana y aseguró que «tiene vivencia de mundo» y, además, ha fritado hamburguesas en Estados Unidos.

En caso de que se concretara el nombramiento, Eduardo Bolsonaro, quien comparte la línea ideológica de su padre y también ha sido protagonista de polémicas declaraciones, podría verse obligado a dejar su escaño en la Cámara de los Diputados.

En los últimos meses el legislador ha actuado como una especie de canciller informal y en marzo acompañó al presidente brasileño en su primera visita oficial a Estados Unidos, donde participó en el encuentro que Bolsonaro mantuvo con Trump en el salón oval de la Casa Blanca.

El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, quedó afuera de esta reunión, pero, según la versión oficial del Gobierno, Eduardo participó del encuentro apenas porque habría sido invitado por el propio presidente estadounidense.