Alonso, harto de la comparación con Red Bull y Mercedes: «El coche más parecido al nuestro es el Alpine»

Aston Martin acapara todos los focos en este inicio del Mundial de Fórmula 1 2023. Para bien o para mal, su espectacular rendimiento en Baréin ha provocado, junto a las expectativas de crecimiento que ofrecen, que todo el paddock esté pendiente de ellos. De hecho, algunos equipos no han dejado de hablar del AMR23 de Fernando Alonso, lo que ha terminado de hartar al bicampeón mundial.
‘Checo’ Pérez, Helmut Marko y Christian Horner han insinuado en más de una ocasión, siempre entre risas de superioridad, que el AMR23 es una copia del RB19, solo por haber sido diseñado por Dan Fallows, ex de Red Bull.
Por su lado, Lewis Hamilton y Mercedes también han dejado caer que el nuevo monoplaza de la escudería británica es «mitad Mercedes» a cuenta de que el equipo germano proporciona a la escuadra de Lawrence Stroll la unidad de potencia, la caja de cambios y el chasis trasero.
Todo ello ha provocado que Alonso no se muerda más la lengua. «No me importan nada los comentarios. No estoy pendiente, salvo de centrarme en mi equipo y mejorar… Pero se puede ver claramente que hay diferencias entre ambos coches [el RB19 y el suyo] a simple vista» ha asegurado el asturiano a su llegada al complejo del circuito de Jeddah.
El hastío era evidente en su rostro, cansado de tener que soportar unas acusaciones de plagio que desmonta con argumentos y la serenidad que le caracteriza: «Visualmente son diferentes y una muestra de ello es que Mercedes dice que el 50% de su coche lo tenemos nosotros y Red Bull dice que el 50% lo tenemos nosotros… y no puede haber dos conceptos más diferentes que esos dos. Eso indica claramente que no es verdad ninguna de las dos teorías».
«Yo diría que el coche más parecido al nuestro, a decir verdad, es el Alpine, con los pontones, así con esos túneles junto a la zona del suelo…» apunta el ’14’, quizá en serio, quizá siguiendo el juego a sus rivales. Aun así, lleva razón: Aston Martin y Alpine han diseñado dos monoplazas muy similares a nivel conceptual. Aunque los resultados de uno y otro han sido muy distintos: Fernando consiguió un podio, y la escudería francesa se tuvo que conformar con la remontada de Gasly hasta el noveno puesto mientras Ocon abandonaba.
Aun así, ese es el único parecido que destaca Alonso respecto al AMR23, y lo ilustra con otro ejemplo: «Tenemos un concepto diferente al de esos dos coches, aunque es verdad que visualmente todos los coches se parecen un poco… Si coges los coches negros, pues el Ferrari, el Haas y al Alfa Romeo también se parecen mucho entre sí». Curiosamente, Ferrari suministra a los otros dos equipos.
Mucho se ha especulado sobre el motivo de esos comentarios. El posible miedo en Red Bull, la incredulidad de Mercedes por verse superados por el equipo al que suministran… Pero para Alonso la realidad es otra: «Todos los equipos luchan con el límite presupuestario, intentando mejorar aquí y allá, y cuando ven a otro que mejora dos segundos o un segundo, hay que buscar donde es posible mejorar tanto».
La sorpresa generalizada en el ‘Gran Circo’ por el explosivo debut de Alonso al volante del AMR23 es lo que el ovetense cree que ha motivado esas reacciones, para él positivas a pesar de ser excesivamente repetitivas: «De alguna manera se está alabando el trabajo hecho. Pero hay que tener calma y tenemos la curiosidad por saber si aquí sucederá lo mismo, porque la curva rápida y la recta eran nuestros puntos débiles en Bahréin y es lo que prima aquí y quizá nos podemos llevar una sorpresa negativa».
«Hay que esperar y mejorar el coche en todos los puntos débiles que vayamos identificando en estas primeras carreras» sentenció el piloto de Aston Martin, que ya ha jugado bastante en los últimos tiempos con la prudencia y la cautela para no descubrir todas sus armas. El rendimiento en Jeddah será una incógnita hasta que echen a rodar.

Alonso, harto de la comparación con Red Bull y Mercedes: «El coche más parecido al nuestro es el Alpine»

Aston Martin acapara todos los focos en este inicio del Mundial de Fórmula 1 2023. Para bien o para mal, su espectacular rendimiento en Baréin ha provocado, junto a las expectativas de crecimiento que ofrecen, que todo el paddock esté pendiente de ellos. De hecho, algunos equipos no han dejado de hablar del AMR23 de Fernando Alonso, lo que ha terminado de hartar al bicampeón mundial. 'Checo' Pérez, Helmut Marko y Christian Horner han insinuado en más de una ocasión, siempre entre risas de superioridad, que el AMR23 es una copia del RB19, solo por haber sido diseñado por Dan Fallows, ex de Red Bull. Por su lado, Lewis Hamilton y Mercedes también han dejado caer que el nuevo monoplaza de la escudería británica es "mitad Mercedes" a cuenta de que el equipo germano proporciona a la escuadra de Lawrence Stroll la unidad de potencia, la caja de cambios y el chasis trasero. Todo ello ha provocado que Alonso no se muerda más la lengua. "No me importan nada los comentarios. No estoy pendiente, salvo de centrarme en mi equipo y mejorar... Pero se puede ver claramente que hay diferencias entre ambos coches [el RB19 y el suyo] a simple vista" ha asegurado el asturiano a su llegada al complejo del circuito de Jeddah. El hastío era evidente en su rostro, cansado de tener que soportar unas acusaciones de plagio que desmonta con argumentos y la serenidad que le caracteriza: "Visualmente son diferentes y una muestra de ello es que Mercedes dice que el 50% de su coche lo tenemos nosotros y Red Bull dice que el 50% lo tenemos nosotros... y no puede haber dos conceptos más diferentes que esos dos. Eso indica claramente que no es verdad ninguna de las dos teorías". "Yo diría que el coche más parecido al nuestro, a decir verdad, es el Alpine, con los pontones, así con esos túneles junto a la zona del suelo..." apunta el '14', quizá en serio, quizá siguiendo el juego a sus rivales. Aun así, lleva razón: Aston Martin y Alpine han diseñado dos monoplazas muy similares a nivel conceptual. Aunque los resultados de uno y otro han sido muy distintos: Fernando consiguió un podio, y la escudería francesa se tuvo que conformar con la remontada de Gasly hasta el noveno puesto mientras Ocon abandonaba. Aun así, ese es el único parecido que destaca Alonso respecto al AMR23, y lo ilustra con otro ejemplo: "Tenemos un concepto diferente al de esos dos coches, aunque es verdad que visualmente todos los coches se parecen un poco... Si coges los coches negros, pues el Ferrari, el Haas y al Alfa Romeo también se parecen mucho entre sí". Curiosamente, Ferrari suministra a los otros dos equipos. Mucho se ha especulado sobre el motivo de esos comentarios. El posible miedo en Red Bull, la incredulidad de Mercedes por verse superados por el equipo al que suministran... Pero para Alonso la realidad es otra: "Todos los equipos luchan con el límite presupuestario, intentando mejorar aquí y allá, y cuando ven a otro que mejora dos segundos o un segundo, hay que buscar donde es posible mejorar tanto". La sorpresa generalizada en el 'Gran Circo' por el explosivo debut de Alonso al volante del AMR23 es lo que el ovetense cree que ha motivado esas reacciones, para él positivas a pesar de ser excesivamente repetitivas: "De alguna manera se está alabando el trabajo hecho. Pero hay que tener calma y tenemos la curiosidad por saber si aquí sucederá lo mismo, porque la curva rápida y la recta eran nuestros puntos débiles en Bahréin y es lo que prima aquí y quizá nos podemos llevar una sorpresa negativa". "Hay que esperar y mejorar el coche en todos los puntos débiles que vayamos identificando en estas primeras carreras" sentenció el piloto de Aston Martin, que ya ha jugado bastante en los últimos tiempos con la prudencia y la cautela para no descubrir todas sus armas. El rendimiento en Jeddah será una incógnita hasta que echen a rodar.

Aston Martin acapara todos los focos en este inicio del Mundial de Fórmula 1 2023. Para bien o para mal, su espectacular rendimiento en Baréin ha provocado, junto a las expectativas de crecimiento que ofrecen, que todo el paddock esté pendiente de ellos. De hecho, algunos equipos no han dejado de hablar del AMR23 de Fernando Alonso, lo que ha terminado de hartar al bicampeón mundial.

‘Checo’ Pérez, Helmut Marko y Christian Horner han insinuado en más de una ocasión, siempre entre risas de superioridad, que el AMR23 es una copia del RB19, solo por haber sido diseñado por Dan Fallows, ex de Red Bull.

Por su lado, Lewis Hamilton y Mercedes también han dejado caer que el nuevo monoplaza de la escudería británica es «mitad Mercedes» a cuenta de que el equipo germano proporciona a la escuadra de Lawrence Stroll la unidad de potencia, la caja de cambios y el chasis trasero.

Todo ello ha provocado que Alonso no se muerda más la lengua. «No me importan nada los comentarios. No estoy pendiente, salvo de centrarme en mi equipo y mejorar… Pero se puede ver claramente que hay diferencias entre ambos coches [el RB19 y el suyo] a simple vista» ha asegurado el asturiano a su llegada al complejo del circuito de Jeddah.

El hastío era evidente en su rostro, cansado de tener que soportar unas acusaciones de plagio que desmonta con argumentos y la serenidad que le caracteriza: «Visualmente son diferentes y una muestra de ello es que Mercedes dice que el 50% de su coche lo tenemos nosotros y Red Bull dice que el 50% lo tenemos nosotros… y no puede haber dos conceptos más diferentes que esos dos. Eso indica claramente que no es verdad ninguna de las dos teorías».

«Yo diría que el coche más parecido al nuestro, a decir verdad, es el Alpine, con los pontones, así con esos túneles junto a la zona del suelo…» apunta el ’14’, quizá en serio, quizá siguiendo el juego a sus rivales. Aun así, lleva razón: Aston Martin y Alpine han diseñado dos monoplazas muy similares a nivel conceptual. Aunque los resultados de uno y otro han sido muy distintos: Fernando consiguió un podio, y la escudería francesa se tuvo que conformar con la remontada de Gasly hasta el noveno puesto mientras Ocon abandonaba.

Aun así, ese es el único parecido que destaca Alonso respecto al AMR23, y lo ilustra con otro ejemplo: «Tenemos un concepto diferente al de esos dos coches, aunque es verdad que visualmente todos los coches se parecen un poco… Si coges los coches negros, pues el Ferrari, el Haas y al Alfa Romeo también se parecen mucho entre sí». Curiosamente, Ferrari suministra a los otros dos equipos.

Mucho se ha especulado sobre el motivo de esos comentarios. El posible miedo en Red Bull, la incredulidad de Mercedes por verse superados por el equipo al que suministran… Pero para Alonso la realidad es otra: «Todos los equipos luchan con el límite presupuestario, intentando mejorar aquí y allá, y cuando ven a otro que mejora dos segundos o un segundo, hay que buscar donde es posible mejorar tanto«.

La sorpresa generalizada en el ‘Gran Circo’ por el explosivo debut de Alonso al volante del AMR23 es lo que el ovetense cree que ha motivado esas reacciones, para él positivas a pesar de ser excesivamente repetitivas: «De alguna manera se está alabando el trabajo hecho. Pero hay que tener calma y tenemos la curiosidad por saber si aquí sucederá lo mismo, porque la curva rápida y la recta eran nuestros puntos débiles en Bahréin y es lo que prima aquí y quizá nos podemos llevar una sorpresa negativa».

«Hay que esperar y mejorar el coche en todos los puntos débiles que vayamos identificando en estas primeras carreras» sentenció el piloto de Aston Martin, que ya ha jugado bastante en los últimos tiempos con la prudencia y la cautela para no descubrir todas sus armas. El rendimiento en Jeddah será una incógnita hasta que echen a rodar.