Arda Guler, a punto: el Santiago Bernabéu se prepara para el debut más esperado del año

El turco podrá tener minutos este miércoles ante el Mallorca por primera vez en seis meses, desde su fichaje.

Arda Guler, a punto: el Santiago Bernabéu se prepara para el debut más esperado del año

El turco podrá tener minutos este miércoles ante el Mallorca por primera vez en seis meses, desde su fichaje.

El mercado de fichajes veraniego del Real Madrid tuvo un protagonista claro que está rindiendo por encima de las expectativas: Jude Bellingham. Junto a él, llegaron para reforzar al equipo blanco Joselu y Fran García, que también están cumpliendo como canteranos a la altura de lo que se les pide. Y, después, llegó el desconocido Arda Guler, de quien no se puede decir nada porque todavía no ha debutado.

Sin embargo, eso por fin está a punto de cambiar, demasiados meses después de su fichaje. La última gran perla del fútbol turco, protagonista absoluto en el Fenerbahçe con apenas 17 años, llegó a la casa blanca por 30 millones de euros, y con la vitola de ser el sucesor de otro jugador de origen turco de grato recuerdo para el Santiago Bernabéu: Mesut Özil. Sin embargo, apunta a tener sus primeros minutos de la temporada este miércoles ante el Mallorca.

Un niño prodigio dotado de una técnica exquisita, de esos a los que les gusta llevar el esférico cosido a la bota. Uno de los últimos exponentes de la posición del mediapunta, en peligro de extinción en tiempos de interiores y pivotes, donde el juego entre líneas apenas tiene cabida. Un jugador diferente, a fin de cuentas, al que muchos aficionados blancos le llevan teniendo ganas desde que se anunció su llegada.

Desde Turquía, las referencias sobre Arda Guler no pueden ser más positivas. En España, por tanto, las expectativas eran enormes, escuchando también los elogios de sus propios compañeros. Sin embargo, el habilidoso centrocampista ha atravesado en estos meses un calvario de lesiones. Todo comenzó, además, nada más aterrizar en Madrid, en pleno julio, cuando se le detectó un problema en el menisco interno de la rodilla derecha del que tuvo que operarse.

Todo salió bien, afortunadamente, aunque no por mucho tiempo. Dos meses de parón que impidieron a Guler realizar una pretemporada apropiada, lo que contribuyó a seguir demorando su debut. Además, sumó otro mes de baja justo cuando parecía listo para estrenarse como merengue por una rotura en el músculo recto anterior izquierdo en un entrenamiento tras realizar un disparo.

Y, para terminar, nuevamente recuperado, sufrió una rotura en el cuádriceps derecho que terminó de impedirle debutar en 2023, y que terminó de dinamitar su autoestima y confianza. Ese último contratiempo fue especialmente cruel, porque se produjo en el contexto idóneo para su debut: victoria cómoda en Champions, en casa, ante un rival asequible como el Sporting Braga, con muchos minutos de calidad incluso para canteranos como Nico Paz.

Él, sin embargo, no pudo tener sitio. No estaba en forma. Tanto el club como el propio jugador, conscientes de la impaciencia del respetable blanco y de la gravedad de la situación, tomaron cartas en el asunto y han trabajado para solucionarlo, para no volver a recaer. Parece que lo han logrado, que Guler ahora sí está listo, pero Carlo Ancelotti sabe de buena fuente que debe tener paciencia e ir con pies de plomo para no precipitarse. Lo primero es ser cautos, prudentes.

Ese será el plan de ‘Carletto’ con Arda Guler. El técnico italiano, comentando la convocatoria en la que figura el turco, pidió tiempo y paciencia para el joven futbolista otomano, a quien irá dando minutos poco a poco para que se vaya adaptando a la exigencia que supone el Real Madrid después de una primera mitad de temporada de lo más convulso. No importa. El Bernabéu simplemente quiere verle jugar, porque se está haciendo demasiado de rogar.

«Lo importante es que está bien, que poco a poco recupera su mejor nivel. Tenemos que pensar todos en no tener prisa con él porque es muy joven, tiene 18 años. Tendrá todo el tiempo del mundo para jugar con nosotros. Si está listo mañana le daré minutos y si no será en otro partido», comentó Ancelotti, que sabe del ansia madridista por ver a Guler, pero también sabe que no debe arriesgar lo más mínimo.

De este modo, pese a que todo apunta a su estreno, es imposible evitar pensar con suspicacias sobre el debut de Arda Guler. Es el momento idóneo para todas las partes, pero hasta que no se le vea pisar el césped retráctil del coliseo blanco, nada puede darse por sentado más allá del talento que propios y extraños le atribuyen.

Ese talento que ya quieren disfrutar en la capital, y que no ha podido brillar hasta ahora dándole la razón a aquellos que criticaron su fichaje. Si el Real Madrid ha podido sobrevivir con nota a las numerosas bajas que ha ido registrando, cuando efectivos como el turco estén disponibles el potencial del equipo es ilimitado, lo que provoca aún más excitación en la parroquia madridista. ¿Podremos ver por fin de blanco este miércoles a Arda Guler en el Santiago Bernabéu?