Calviño defiende ante los inversores extranjeros el escudo ‘antiopas’: «Es transparente y no genera incertidumbre»

Calviño defiende ante los inversores extranjeros el escudo ‘antiopas’: «Es transparente y no genera incertidumbre»

Atraer a los inversores extranjeros es tan importante como proteger a las compañías españolas en sectores estratégicos, de ahí que la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, haya defendido este jueves la ‘ley antiopas’ que el Gobierno aprobó en los primeros meses de la pandemia para blindar a las empresas del país frente a los intereses internacionales.

«No creo que genere incertidumbre o dudas legales. Es un proceso legal y transparente para proteger sectores estratégicos en España», ha respondido a las preguntas de una parte de los inversores que se han dado cita en la última jornada del Spain Investors Day que se celebra desde ayer en Madrid. «Otros países también han establecido procesos para proteger sectores estratégicos […] Hemos sido capaces de tener buenas negociaciones en aquellas operaciones que han podido ser más sensibles», ha añadido.

Calviño ha evitado responder directamente sobre la retirada de la norma apenas unas horas después de que el presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, sugiriese anoche en el mismo foro el fin de la aplicación de la ley. «Soy consciente de que en este ámbito hay que ponderar muchos intereses y de que corresponde al Gobierno velar por los intereses generales. Pero desde el punto de vista del mercado de valores y los intereses de los accionistas e inversores, la apertura internacional es un valor en sí mismo. Por ello, será positivo que la normalización de los parámetros de mercado permita una normalización del régimen de control de las inversiones exteriores sobre compañías cotizadas españolas», dijo el máximo dirigente del supervisor de los mercados en España.

El llamado ‘escudo antiopas’ vio la luz durante la primera semana del Estado de alarma, en marzo de 2020, coincidiendo con el hundimiento del valor de las empresas cotizadas por las fuertes caídas en los mercados de renta variable. Desde entonces, el Gobierno debe autorizar las inversiones extranjeras en empresas estratégicas cotizadas en las que se pretenda superar el 10% del capital, así como en aquellas no cotizadas en las que la inversión supere los 500 millones de euros.

Tras un primer periodo de aplicación, el Ejecutivo decidió prorrogarla hasta 2023 y este jueves, Calviño la ha defendido ante un auditorio que también la ha interrogado por el futuro de la economía española o los recientes cambios en la reforma laboral.

«Es una reforma clave y especialmente valiosa», ha dicho, poniendo en valor el consenso logrado por parte de sindicatos y empresarios. «Espero de verdad que la ley sea apoyada y aprobada por el Parlamento sin ningún cambio, porque todas las palabras y las comas son el resultado de largas negociaciones y representan un equilibrio delicado que debería ser respetado en el proceso legislativo», ha asegurado.

Durante su intervención, la vicepresidenta económica se ha esforzado por convencer a los inversores extranjeros de los planes del Gobierno para la recuperación de la economía española, resaltando la aprobación de la ley de start-ups o la recaudación tributaria alcanzada en el último año. Sin embargo, los inversores le han trasladado sus dudas sobre las proyecciones para el próximo ejercicio y sobre el impacto de los precios de la energía en la estrategia del Ejecutivo. «Es una de nuestras principales preocupaciones y una de las claves de la estabilidad para nuestras previsiones de 2022», ha respondido Calviño.

Deja una respuesta