Carlos Sainz se harta del continuo problema de su Audi en el Dakar: «Otra vez hemos sufrido un retraso…»

Carlos Sainz se harta del continuo problema de su Audi en el Dakar: «Otra vez hemos sufrido un retraso…»

Carlos Sainz es uno de los deportistas de más carácter. Aunque con los años ha sabido resignarse ante las adversidades, especialmente cuando son mecánicas, no puede ocultar su decepción en este Dakar cuando cada día está viendo cómo el mismo problema le está lastrando cada vez más.

Después de que las escasas posibilidades de remontada en el raid se esfumasen en la 5ª etapa por culpa de un amortiguador que le hizo perder más de dos horas, en la 6ª se repitió el fallo. Fue con el mismo problema: la suspensión. Sainz y su copiloto Lucas Cruz tuvieron que volver a pararse en plena etapa, en este caso al inicio, para arreglar el problema. Perdió 41 minutos, por lo que se hunde aún más en la general.

Nuevamente, tuvo en Stepháne Peterhansel a su salvador. Esta vez la reparación no fue tan larga, y aunque el legendario piloto galo no dudó en demostrar su compañerismo, eso no impidió a Sainz mostrarse crítico a la hora de analizar la etapa. No con su compañero, claro, sino con la mecánica de su Audi RS Q e-Tron.

«Otra vez hemos sufrido un retraso por problemas mecánicos. Antes del control de paso del kilómetro 81 un problema con un amortiguador y más adelante con una rueda nos ha obligado a parar y reparar«, se quejaba el madrileño, antes de agradecer la labor de apoyo prestada por su compañero. «De nuevo Peterhansel se ha parado a ayudarnos, tengo que agradecer una vez más a Stéphane su ayuda”.

Sainz ya lleva días pidiendo que se arreglen estos problemas, especialmente porque son totalmente inesperados. En los escasos test previos al Dakar no se detectaron y ahí es donde radica el principal problema y críticas hacia el proyecto de Audi (que tiene detrás al equipo X-Raid, preparadores históricos de esta prueba): han llegado a esta edición del rally en Arabia sin disputar ni una carrera antes. Lo más predecible era que fallase el nuevo motor eléctrico, al ser la parte más novedosa del coche, pero no contaban con que las suspensiones se bloqueasen y llegasen incluso a partirse. 

Es lo que le ocurrió a Peterhansel en una de las primeras etapas, cuando la suspensión le destrozó el radiador y le obligó a renunciar a sus opciones para el que hubiera sido su 15º trofeo Touareg, si bien gracias a las nuevas normas de reenganche puede seguir en carrera con más de 27 horas de penalización.