Cuentas pendientes y una final en juego

El maratón de derbis entre Real Madrid y Atlético, con tres en algo más de tres semanas, arranca hoy en un duelo en el que la final de la Supercopa de España…

Cuentas pendientes y una final en juego

El maratón de derbis entre Real Madrid y Atlético, con tres en algo más de tres semanas, arranca hoy en un duelo en el que la final de la Supercopa de España...

El maratón de derbis entre Real Madrid y Atlético, con tres en algo más de tres semanas, arranca este miércoles en un duelo en el que la final de la Supercopa de España está en juego y en el que ambos quieren saldar las habituales cuentas pendientes del pasado. Los blancos, casi intratables, solamente han perdido ante el rival vecinal durante esta temporada, y quieren resarcirse de aquella derrota liguera, mientras que para los rojiblancos aún está en el recuerdo aquella final perdida en 2020 también en Riad, la de la famosa patada de Fede Valverde a Morata en la prórroga.

Todo va viento en popa en el Real Madrid. Líder de LaLiga al término de la primera vuelta con 48 puntos –aunque empatado con el Girona, que le está aguantando su infernal ritmo– y también primero de su grupo en la Champions, los blancos han superado su plaga de lesiones con gran nota y ya están recuperando además a varios de los caídos.

Vinícius ya regresó en el pasado partido ante el Mallorca, lo que le da al choque un toque aún más picante, al igual que Carvajal y Tchouaméni, que también apuntan al once. Más dudas hay con Ferland Mendy, en la lista pero todavía sin ritmo, lo que puede hacer que Fran García sea el que ocupe el lateral zurdo.

La gran duda estará en la portería, pues esta vez Carlo Ancelotti ha preferido no desvelar quién será el titular. «No quiero decirlo», afirmó el italiano. En el recuerdo está lo mal que lo pasó Kepa con los balones aéreos en el pasado derbi liguero, lo que hace que el favorito para estar entre los tres palos sea Lunin.

El Atlético, por su parte, llega en un momento extraño. Absolutamente intratable en su estadio, donde acumula la increíble cifra de 21 victorias seguidas en Liga, sus problemas están a domicilio, donde flojea en exceso y que le ha costado descolgarse de la lucha por el título. Siendo el partido en campo neutral, habrá que ver qué versión muestra el equipo rojiblanco.

Eso sí, la receta para tumbar al Real Madrid la tiene, aunque Simeone no ha tardado en apuntar que este encuentro nada tiene que ver con aquel 3-1 del mes del 24 de septiembre. «Aquello fue hace tres meses, fue otro partido, otro momento, con otros futbolistas que seguramente no van a jugar», resaltó el argentino.

La revancha de lo sucedido en la final de 2020, con aquella patada de Valverde cuando Morata encaraba en solitario a Courtois en la prórroga, está en la memoria de los colchoneros, aunque bien es cierto que en el Atlético de Madrid la motivación sobra cuando enfrente está el Real Madrid.

La dupla Griezmann-Morata, en un momento de forma extraordinario, es la gran baza para la primera batalla del maratón de derbis que esperan en estas semanas.