Dani Alves aprovecha su vuelta al Camp Nou para lanzar un par de dardos al madridismo

Dani Alves jugará este domingo en el Camp Nou y lo hará como visitante, con el uniforme del Pumas, su nuevo equipo tras su salida del Barça. El brasileño será uno de los reclamos del Trofeo Joan Gampert, ya que tendrá ante sí la oportunidad de despedirse de la que fue su afición.
Tras uno de los entrenamientos previos al partido contra el Barça, Alves profundizó un poco en lo que fue su marcha del FC Barcelona. «No estoy dolido, estoy eternamente agradecido a Xavi, a Laporta y al club por dejarme vivir estos seis meses. Sé que era muy difícil volver y ha sido gracias a ellos», explicó el brasileño. «Ha sido una situación hermosa que no se paga con nada. Sabía el momento que atravesaba el club, por eso vine a ayudar, pero también sabía que tenía un contrato por seis meses, no por cinco años».
Además, Alves aprovechó para aclarar unas palabras suyas que levantaron cierto revuelo en el club cuando vino a decir que no estaba contento con la forma que tenía el Barça de hacer las cosas. «Lo único que dije es que me hubiera gustado que me lo comunicaran antes para poder despedirme de la gente. El último partido no lo pude hacer, porque no sabía si continuaría. Por suerte, el fútbol me ha da la oportunidad de poder despedirme de la gente, porque una vez eres culé, lo eres para siempre», reflexionó. «Ni en los mejores guiones hubiera pensado regresar tan rápido, pero el fútbol es hermoso y cuida de la gente que lo respeta».
En lo referente a su participación en el Joan Gampert con el Pumas, Alves buscó la forma de tirar un dardo al Real Madrid. «Es extraño jugar aquí con otra camiseta que no sea la del Barça y será un partido muy especial para mí», explicó. «Lo único que me da pereza es volver al Camp Nou… ¡¡¡¡de blanco!!! Eso sí me cuesta».
Además el brasileño tiró de recochineo al hablar del eterno rival y las calabazas de Mbappé. «Se le escapó al Madrid… mala suerte», ironizó antes de decir que él ficharía antes a Haaland que al francés.

Dani Alves aprovecha su vuelta al Camp Nou para lanzar un par de dardos al madridismo

Dani Alves jugará este domingo en el Camp Nou y lo hará como visitante, con el uniforme del Pumas, su nuevo equipo tras su salida del Barça. El brasileño será uno de los reclamos del Trofeo Joan Gampert, ya que tendrá ante sí la oportunidad de despedirse de la que fue su afición. Tras uno de los entrenamientos previos al partido contra el Barça, Alves profundizó un poco en lo que fue su marcha del FC Barcelona. "No estoy dolido, estoy eternamente agradecido a Xavi, a Laporta y al club por dejarme vivir estos seis meses. Sé que era muy difícil volver y ha sido gracias a ellos", explicó el brasileño. "Ha sido una situación hermosa que no se paga con nada. Sabía el momento que atravesaba el club, por eso vine a ayudar, pero también sabía que tenía un contrato por seis meses, no por cinco años". Además, Alves aprovechó para aclarar unas palabras suyas que levantaron cierto revuelo en el club cuando vino a decir que no estaba contento con la forma que tenía el Barça de hacer las cosas. "Lo único que dije es que me hubiera gustado que me lo comunicaran antes para poder despedirme de la gente. El último partido no lo pude hacer, porque no sabía si continuaría. Por suerte, el fútbol me ha da la oportunidad de poder despedirme de la gente, porque una vez eres culé, lo eres para siempre", reflexionó. "Ni en los mejores guiones hubiera pensado regresar tan rápido, pero el fútbol es hermoso y cuida de la gente que lo respeta". En lo referente a su participación en el Joan Gampert con el Pumas, Alves buscó la forma de tirar un dardo al Real Madrid. "Es extraño jugar aquí con otra camiseta que no sea la del Barça y será un partido muy especial para mí", explicó. "Lo único que me da pereza es volver al Camp Nou... ¡¡¡¡de blanco!!! Eso sí me cuesta". Además el brasileño tiró de recochineo al hablar del eterno rival y las calabazas de Mbappé. "Se le escapó al Madrid... mala suerte", ironizó antes de decir que él ficharía antes a Haaland que al francés.

Dani Alves jugará este domingo en el Camp Nou y lo hará como visitante, con el uniforme del Pumas, su nuevo equipo tras su salida del Barça. El brasileño será uno de los reclamos del Trofeo Joan Gampert, ya que tendrá ante sí la oportunidad de despedirse de la que fue su afición.

Tras uno de los entrenamientos previos al partido contra el Barça, Alves profundizó un poco en lo que fue su marcha del FC Barcelona. «No estoy dolido, estoy eternamente agradecido a Xavi, a Laporta y al club por dejarme vivir estos seis meses. Sé que era muy difícil volver y ha sido gracias a ellos», explicó el brasileño. «Ha sido una situación hermosa que no se paga con nada. Sabía el momento que atravesaba el club, por eso vine a ayudar, pero también sabía que tenía un contrato por seis meses, no por cinco años».

Además, Alves aprovechó para aclarar unas palabras suyas que levantaron cierto revuelo en el club cuando vino a decir que no estaba contento con la forma que tenía el Barça de hacer las cosas. «Lo único que dije es que me hubiera gustado que me lo comunicaran antes para poder despedirme de la gente. El último partido no lo pude hacer, porque no sabía si continuaría. Por suerte, el fútbol me ha da la oportunidad de poder despedirme de la gente, porque una vez eres culé, lo eres para siempre», reflexionó. «Ni en los mejores guiones hubiera pensado regresar tan rápido, pero el fútbol es hermoso y cuida de la gente que lo respeta».

En lo referente a su participación en el Joan Gampert con el Pumas, Alves buscó la forma de tirar un dardo al Real Madrid. «Es extraño jugar aquí con otra camiseta que no sea la del Barça y será un partido muy especial para mí», explicó. «Lo único que me da pereza es volver al Camp Nou… ¡¡¡¡de blanco!!! Eso sí me cuesta«.

Además el brasileño tiró de recochineo al hablar del eterno rival y las calabazas de Mbappé. «Se le escapó al Madrid… mala suerte«, ironizó antes de decir que él ficharía antes a Haaland que al francés.

Deja una respuesta