El año 2021 cierra con 5.500 concursos de acreedores pese a las medidas del Gobierno

El año 2021 cierra con 5.500 concursos de acreedores pese a las medidas del Gobierno

El impacto de la pandemia en el tejido productivo ha provocado que en 2021 un total de 5.496 empresas se hayan visto abocadas al concurso de acreedores, a pesar de que el Gobierno aprobó la concesión de ayudas para empresas afectadas por la pandemia y ha mantenido suspendida todo el año la obligación para las compañías de presentar un concurso al alcanzar una situación de insolvencia y no poder hacer frente a las deudas.

Esto supone que, pese a que las compañías no tienen ese deber de declararse en concurso y pueden seguir operando pese a su incapacidad de pagar deudas, muchas de ellas han optado por esta vía ante la situación que sufrían. De hecho, el volumen de concursos ha crecido un 31% respecto a 2020, según los datos publicados este viernes por la firma de servicios de información empresarial Axesor.

De estas empresas en concurso -cuya situación financiera ha quedado congelada-, muchas terminarán en quiebra y liquidación, mientras que otras conseguirán la suspensión de sus pagos y seguirán adelante.

La moratoria concursal supone no sólo que las empresas sean exoneradas de la obligación de presentar concursos, sino que sus acreedores -que están sin cobrar- no pueden tampoco pedir que se declare un concurso necesario para poder cobrar sus deudas, lo que les deja en cierta posición de desamparo.

Por comunidades autónomas, Cataluña ha sido la autonomía líder en concursos, con 1.373, un 38,4% más que en 2020 (1.162 en Barcelona, 89 en Gerona, 32 en Lérida y 90 en Tarragona); seguida muy de cerca por la Comunidad de Madrid, con 1.256 concursos, un 38,1% más.

En términos relativos ha habido otras regiones con mayores incrementos porcentuales en el año como la Comunidad Foral de Navarra (+73,7%), Castilla-La Mancha (+50,5%) o Castilla y León (45,2%).

En cuanto a los sectores de actividad, las empresas del comercio -tanto al por mayor como al por menor- y de reparación de vehículos fueron las que tuvieron mayores dificultades, con un total de 1.090 compañías que declararon concurso.

Le siguen la construcción, con 837 concursos, y la hostelería, con 801. Este último sector fue el que sufrió el mayor incremento en el número de concursos respecto a 2020, del 85,8%, así como el de suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, donde los concursos crecieron un 77,7%.

La moratoria concursal, que no se ha aplicado en otros países de Europa, seguirá vigente hasta el 30 de junio de 2022, con el objetivo de que «las empresas viables en condiciones normales de mercado cuenten con instrumentos legales que les permitan mantener su actividad y el empleo y dispongan de un margen adicional para restablecer su equilibrio patrimonial», según explicó el Ejecutivo al prorrogar la Ley 16/2020.

Esta extensión, no obstante, plantea riesgos que han sido muy criticados por los administradores concursales y por instituciones como el Banco de España.

Algunos ejemplos son la posibilidad de que haya un colapso judicial el día que se elimine la moratoria, o que las empresas no estén tomando medidas suficientes para garantizar su supervivencia y por tanto aumente el número de empresas zombis en el país.

«La moratoria concursal, si se prolonga en el tiempo, puede contribuir a una mayor tasa de supervivencia de empresas inviables, que, en ausencia de ciertas medidas de sostenimiento financiero (refinanciaciones bancarias o nuevo crédito de sus contrapartes contractuales), desaparecerían en un breve plazo. En la literatura económica, a estas empresas se las denomina con frecuencia empresas zombis«, señaló el supervisor al conocer la prórroga de esta medida.