El Barça se queda al borde del abismo en la Champions tras otro tropiezo ante el Benfica

El Barça se queda al borde del abismo en la Champions tras otro tropiezo ante el Benfica

El Barça sale muy, muy tocado del partido ante el Benfica, incapaz de hacer un solo gol, lo que le deja al borde del abismo en la Champions y con la necesidad de ganar en Múnich al todopoderoso Bayern o esperar a que el Dinamo de Kiev le haga un favor en Lisboa para evitar una sonrojante eliminación en la fase de grupos.

Comenzó con fuerza el conjunto blaugrana, con llegadas constantes y mucha sensación de peligro ante un Benfica que dejaba espacios atrás. Gavi tuvo la mejor en un disparo a bocajarro que rozó el larguero y poco después Alba la tuvo en un chut que detuvo como pudo Vlachodimos.

Sin embargo, los lusos no tardaron en demostrar su ambición y casi fue un milagro que no se adelantaran en el marcador. Un cabezazo al borde del área pequeña de Yaremchuk, que le ganó la partida a Lenglet, la sacó Ter Stegen en una parada de gran intuición, y en la jugada siguiente marcó Otamendi con un gran disparo, pero el colegiado estimó que el balón había salido en el córner que originó la jugada.

Había enmudecido el Camp Nou, que vio como poco antes del descanso casi marca un gol de bandera Demir. Agarró el balón el austriaco en la esquina del área y su disparo, al más puro estilo Messi, se estrelló en el palo opuesto tras coger una gran rosca.

Los nervios comenzaron a aparecer tras el descanso en un Barça que necesitaba un gol y que se lanzó al ataque a por él. Xavi recurrió a Dembélé y el galo, que reaparecía ayer, no tardó en generar peligro. Una jugada suya por la derecha la remató De Jong, pero el meta griego se lució.

Los minutos finales fueron agónicos. Un gol anulado a Araujo por fuera de juego fue la gran ocasión de los azulgranas, que entonces se encomendaron a Dembélé. Era el galo contra el mundo. Lo intentó una y mil veces, pero la maraña de jugadores lusos le frenaba por acumulación. Piqué acabó, también con Xavi, como delantero improvisado en los minutos finales, pero no hubo milagro, el Barça se queda contra las cuerdas… y pudo ser peor. Seferovic, absolutamente solo, falló un clarísimo mano a mano en el último minuto del descuento.

Mucho en juego en el Camp Nou, algo tan valioso como un futuro billete a los octavos de final. El Bayern de Múnich está clasificado y será líder salvo sorpresa, así que Barça y Benfica parecen destinados a pugnar por esa segunda plaza y la cita en el Camp Nou huele a ‘final’.

Deja una respuesta