El Barça y la necesidad de maquillar su temporada con un arreón final en liga

La efusiva celebración de Xavi Hernández con su staff tras el tardío gol de Jordi Alba para dar la victoria frente al Betis mostró la cara del Barça, muy necesitado de alegrías tras una descafeinada temporada sin títulos.
No ha sido un año bueno para el conjunto culé, sin apenas aristas a las que agarrarse para excusar su mal rendimiento. Sin una marcha, tirando de trompicones y aprovechando los fallos de sus rivales directos, han conseguido atrapar la segunda plaza liguera.
Celta, Getafe y Villarreal son los tres últimos rivales del Barça antes de que termine el campeonato. Tres encuentros donde son favoritos y, que tras ver las emociones frente al Betis, se antojan fundamentales para insuflar euforia al equipo.
«Hay que acabar de salvar la temporada», eran las palabras Xavi Hernández en la rueda de prensa previa al partido frente al Celta. Una explicación de la desmesurada celebración vista en el Villamarín.
Tampoco quiso restar méritos a sus grandes logros desde que llegó, pese a quedar fuera de la gran mayoría de competiciones, ejemplo de ello su eliminación en la Europa League frente al Eintracht.
«El equipo estaba en una situación muy dura en noviembre y, desde mi primer partido con el Espanyol hasta el último contra el Betis, el equipo ha mejorado mucho. Eso es una evidencia», recalcó Xavi.
Además, conseguir esos nueve puntos ayudaría, probablemente, a reducir la sideral distancia que le lleva el Madrid, que está mucho más centrado en la final de Champions como se vio en el derbi, y así poder dar una cara más afable en este tramo final.
Entra en juego en este momento, con todo más o menos atado respecto a la posición, la puesta en escena de esos jugadores que apenas han tenido minutos y que necesitan vuelo para una posible venta. El propio entrenador ha reconocido dar la oportunidad a futbolistas sin peso específico en el equipo como Riqui Puig o Neto.
A parte de todo ello, la entrada del Barça en Champions, tras muchos momentos de dudas, y el quedar segundo es una motivación extra para ellos. Un apretón final que ayudará a rellenar las maltrechas arcas del conjunto culé, deseoso de tener liquidez para afrontar un verano que se antoja movido.

El Barça y la necesidad de maquillar su temporada con un arreón final en liga

La efusiva celebración de Xavi Hernández con su staff tras el tardío gol de Jordi Alba para dar la victoria frente al Betis mostró la cara del Barça, muy necesitado de alegrías tras una descafeinada temporada sin títulos. No ha sido un año bueno para el conjunto culé, sin apenas aristas a las que agarrarse para excusar su mal rendimiento. Sin una marcha, tirando de trompicones y aprovechando los fallos de sus rivales directos, han conseguido atrapar la segunda plaza liguera. Celta, Getafe y Villarreal son los tres últimos rivales del Barça antes de que termine el campeonato. Tres encuentros donde son favoritos y, que tras ver las emociones frente al Betis, se antojan fundamentales para insuflar euforia al equipo. "Hay que acabar de salvar la temporada", eran las palabras Xavi Hernández en la rueda de prensa previa al partido frente al Celta. Una explicación de la desmesurada celebración vista en el Villamarín. Tampoco quiso restar méritos a sus grandes logros desde que llegó, pese a quedar fuera de la gran mayoría de competiciones, ejemplo de ello su eliminación en la Europa League frente al Eintracht. "El equipo estaba en una situación muy dura en noviembre y, desde mi primer partido con el Espanyol hasta el último contra el Betis, el equipo ha mejorado mucho. Eso es una evidencia", recalcó Xavi. Además, conseguir esos nueve puntos ayudaría, probablemente, a reducir la sideral distancia que le lleva el Madrid, que está mucho más centrado en la final de Champions como se vio en el derbi, y así poder dar una cara más afable en este tramo final. Entra en juego en este momento, con todo más o menos atado respecto a la posición, la puesta en escena de esos jugadores que apenas han tenido minutos y que necesitan vuelo para una posible venta. El propio entrenador ha reconocido dar la oportunidad a futbolistas sin peso específico en el equipo como Riqui Puig o Neto. A parte de todo ello, la entrada del Barça en Champions, tras muchos momentos de dudas, y el quedar segundo es una motivación extra para ellos. Un apretón final que ayudará a rellenar las maltrechas arcas del conjunto culé, deseoso de tener liquidez para afrontar un verano que se antoja movido.

La efusiva celebración de Xavi Hernández con su staff tras el tardío gol de Jordi Alba para dar la victoria frente al Betis mostró la cara del Barça, muy necesitado de alegrías tras una descafeinada temporada sin títulos.

No ha sido un año bueno para el conjunto culé, sin apenas aristas a las que agarrarse para excusar su mal rendimiento. Sin una marcha, tirando de trompicones y aprovechando los fallos de sus rivales directos, han conseguido atrapar la segunda plaza liguera.

Celta, Getafe y Villarreal son los tres últimos rivales del Barça antes de que termine el campeonato. Tres encuentros donde son favoritos y, que tras ver las emociones frente al Betis, se antojan fundamentales para insuflar euforia al equipo.

«Hay que acabar de salvar la temporada«, eran las palabras Xavi Hernández en la rueda de prensa previa al partido frente al Celta. Una explicación de la desmesurada celebración vista en el Villamarín.

Tampoco quiso restar méritos a sus grandes logros desde que llegó, pese a quedar fuera de la gran mayoría de competiciones, ejemplo de ello su eliminación en la Europa League frente al Eintracht.

«El equipo estaba en una situación muy dura en noviembre y, desde mi primer partido con el Espanyol hasta el último contra el Betis, el equipo ha mejorado mucho. Eso es una evidencia«, recalcó Xavi.

Además, conseguir esos nueve puntos ayudaría, probablemente, a reducir la sideral distancia que le lleva el Madrid, que está mucho más centrado en la final de Champions como se vio en el derbi, y así poder dar una cara más afable en este tramo final.

Entra en juego en este momento, con todo más o menos atado respecto a la posición, la puesta en escena de esos jugadores que apenas han tenido minutos y que necesitan vuelo para una posible venta. El propio entrenador ha reconocido dar la oportunidad a futbolistas sin peso específico en el equipo como Riqui Puig o Neto.

A parte de todo ello, la entrada del Barça en Champions, tras muchos momentos de dudas, y el quedar segundo es una motivación extra para ellos. Un apretón final que ayudará a rellenar las maltrechas arcas del conjunto culé, deseoso de tener liquidez para afrontar un verano que se antoja movido.

Deja una respuesta