El BCE advierte del riesgo de una corrección en los mercados inmobiliarios y financiero por la «sobrevaloración de activos»

El BCE advierte del riesgo de una corrección en los mercados inmobiliarios y financiero por la «sobrevaloración de activos»

La recuperación económica en la zona del euro ha reducido los riesgos a corto plazo para la estabilidad financiera relacionados con la pandemia, pero ha introducido otros nuevos relacionados con la sobrevaloración de determinados activos que podrían terminar provocando vulnerabilidades a más largo plazo.

Es la principal advertencia que lanza el Banco Central Europeo (BCE) en su informe de estabilidad financiera de noviembre de 2021, en el que observa un aumento de las vulnerabilidades en los mercados de la vivienda y valoraciones excesivas de activos financieros y advierte de que las tensiones en las cadenas globales de suministro y la subida de los precios de la energía podrían comprometer la recuperación y las perspectivas de inflación.

«Los riesgos de tasas elevadas de insolvencias empresariales y de pérdidas de las entidades de crédito son ahora notablemente más bajos que hace seis meses, pero los riesgos derivados de la pandemia no han desaparecido del todo», apunta Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, en el documento.

Según el análisis de la entidad, los beneficios de las empresas de la zona del euro se recuperaron con el repunte de la economía en el primer semestre de 2021. «En parte gracias a ello, las insolvencias empresariales permanecieron claramente por debajo de los niveles observados antes de la pandemia, aunque subieron en los sectores económicos más afectados por ella y aún podrían seguir creciendo».

Una parte del informe pone el foco sobre el calentamiento del mercado residencial, especialmente en países donde las valoraciones ya eran elevadas antes de la pandemia. «El riesgo de correcciones de precios se ha intensificado en algunos mercados inmobiliarios y financieros. Las vulnerabilidades han crecido en los mercados inmobiliarios residenciales, sobre todo en países en los que las valoraciones ya eran altas antes de la pandemia», señala.

«Los precios de la vivienda en la zona del euro han subido al ritmo más rápido desde 2005 en el segundo trimestre de 2021», debido a que se han dado muchos préstamos hipotecarios, algunos con demasiada facilidad porque los tipos de interés son muy bajos, según el informe. Pero el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, advierte de que «estas condiciones financieras no van a estar ahí para siempre».

Las ayudas públicas han ayudado a mantener los ingresos de los hogares durante la pandemia mientras los hogares han podido comprar una vivienda con financiación a tipos de interés históricamente bajos. El teletrabajo ha llevado a muchas personas a buscar una vivienda más espaciosa y esto ha aumentado también la demanda durante la pandemia.

Pero la falta de mano de obra, los cuellos de botella en el suministro de materiales y los aumentos de los precios de producción frenan la capacidad del sector de la construcción de ampliar la oferta, lo que presiona más al alza los precios, según el BCE. La subida de los precios de la vivienda y las sobrevaloraciones se sitúan ya en niveles similares a los observados en 2007, justo antes de que estallara la crisis financiera global y la burbuja inmobiliaria en España.

La entidad presidida por Christine Lagarde advierte también de las vulnerabilidades relacionadas con los volúmenes de deuda y los criptoactivos. Sobre éstos últimos, el BCE apunta que también siguen sujetos a episodios especulativos de volatilidad, subrayando la creciente popularidad de las stable coins, lo que aumenta las interconexiones entre criptoactivos y mercados financieros convencionales.

Por su parte, apunta que las entidades no bancarias, que incluyen fondos de inversión, aseguradoras y fondos de pensiones, continuaron aumentando su exposición a deuda corporativa con calificaciones más bajas, lo que podría hacerlas enfrentarse a pérdidas crediticias sustanciales si las condiciones en el sector corporativo empeoraran, mientras que los fondos de inversión siguen estando también muy expuestos al riesgo de liquidez.

A este respecto, el BCE considera que políticas macroprudenciales más estrictas pueden ayudar a abordar las crecientes vulnerabilidades, especialmente para los mercados de la vivienda en algunos países, mientras que también será esencial mejorar el marco regulatorio para el sector financiero, incluida la implementación completa y oportuna de las reformas de Basilea III y un marco de políticas más sólido para el sector financiero no bancario.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta