El campeón de invierno visita a un Betis con ganas de revancha tras la Supercopa

El destino tiene, de vez en cuándo, caprichos curiosos de difícil explicación, como repetir la semifinal Betis-Barça de la Supercopa de España apenas unas semanas después, en el Benito Villamarín, en un encuentro que cierra la primera vuelta de la Liga para ambos equipos. Aquel primer partido acabó con empate a dos y con los culés, que no habían ganado ningún título la temporada anterior, clasificados a la final en la tanda de penaltis eliminando al vigente campeón de Copa del Rey.
Oportunidad pintiparada para los béticos por muchos motivos, más allá del evidente espíritu de revancha que insuflará en jugadores y aficionados locales un ánimo más entusiasta de lo normal. Además, los de Pellegrini podrían aprovechar su partido menos para recuperar la cuarta plaza del campeonato, empatando a puntos al Atlético de Madrid, y podrían culminar esa ‘vendetta’ costándole puntos vitales al Barça en su pelea por la Liga con el Real Madrid, que recibe al Valencia el jueves en el Bernabéu.
Los pupilos de Xavi Hernández, aislados de cábalas y venganzas, intentarán enderezar el errático rumbo de su equipo en las últimas fechas, reflejado más en el juego que en los resultados. Siguen ganando, siempre por la mínima, y ya sacan cinco puntos al conjunto merengue, pero parecen haber dado un giro de 180º a su discurso y filosofía. Ahora, en lugar de jugar bien para ganar, ganan a secas, de forma ramplona, dejando además sobre el césped la sensación de equipo a punto de venirse abajo.
Aun así, más allá de ADN y de demás tópicos sobre el FC Barcelona, el equipo de la ciudad condal sigue en pie, con más confianza a cada jornada que pasa, y sigue acumulando buenas noticias. Gavi ya ha sido inscrito en Liga, con el dorsal ‘6’ de su entrenador a la espalda y con su flamante nuevo contrato. Y los sancionados, Lewandowski y Ferrán, estarán ambos ya disponibles. Mención especial merece el regreso del polaco, máximo goleador blaugrana con 13 tantos y ‘pichichi’ por el momento.
Tras unos últimos días de mercado invernal convulsos en Can Barça, donde han seguido haciendo malabares para intentar mejorar la plantilla, al final nadie ha llegado, y han salido Memphis Depay y Héctor Bellerín. Aun así, cuenta el Barcelona con un fondo de armario envidiable, que le permitirá seguir rotando y seguir en busca de la pegada necesaria para dejar de sufrir y cerrar los partidos con comodidad y sin agobios.
En el Betis, la gran noticia es la llegada de Ayoze procedente del Newcastle. No podrá jugar, pero es un refuerzo de lujo para los verdiblancos en su pelea por puestos europeos. Desde que arrancó el año, su trayectoria liguera ha sido irregular, pero un triunfo en casa ante el líder revitalizaría a plantilla, afición y cuerpo técnico. Partidazo en Sevilla con mucho en juego.

El campeón de invierno visita a un Betis con ganas de revancha tras la Supercopa

El destino tiene, de vez en cuándo, caprichos curiosos de difícil explicación, como repetir la semifinal Betis-Barça de la Supercopa de España apenas unas semanas después, en el Benito Villamarín, en un encuentro que cierra la primera vuelta de la Liga para ambos equipos. Aquel primer partido acabó con empate a dos y con los culés, que no habían ganado ningún título la temporada anterior, clasificados a la final en la tanda de penaltis eliminando al vigente campeón de Copa del Rey. Oportunidad pintiparada para los béticos por muchos motivos, más allá del evidente espíritu de revancha que insuflará en jugadores y aficionados locales un ánimo más entusiasta de lo normal. Además, los de Pellegrini podrían aprovechar su partido menos para recuperar la cuarta plaza del campeonato, empatando a puntos al Atlético de Madrid, y podrían culminar esa 'vendetta' costándole puntos vitales al Barça en su pelea por la Liga con el Real Madrid, que recibe al Valencia el jueves en el Bernabéu. Los pupilos de Xavi Hernández, aislados de cábalas y venganzas, intentarán enderezar el errático rumbo de su equipo en las últimas fechas, reflejado más en el juego que en los resultados. Siguen ganando, siempre por la mínima, y ya sacan cinco puntos al conjunto merengue, pero parecen haber dado un giro de 180º a su discurso y filosofía. Ahora, en lugar de jugar bien para ganar, ganan a secas, de forma ramplona, dejando además sobre el césped la sensación de equipo a punto de venirse abajo. Aun así, más allá de ADN y de demás tópicos sobre el FC Barcelona, el equipo de la ciudad condal sigue en pie, con más confianza a cada jornada que pasa, y sigue acumulando buenas noticias. Gavi ya ha sido inscrito en Liga, con el dorsal '6' de su entrenador a la espalda y con su flamante nuevo contrato. Y los sancionados, Lewandowski y Ferrán, estarán ambos ya disponibles. Mención especial merece el regreso del polaco, máximo goleador blaugrana con 13 tantos y 'pichichi' por el momento. Tras unos últimos días de mercado invernal convulsos en Can Barça, donde han seguido haciendo malabares para intentar mejorar la plantilla, al final nadie ha llegado, y han salido Memphis Depay y Héctor Bellerín. Aun así, cuenta el Barcelona con un fondo de armario envidiable, que le permitirá seguir rotando y seguir en busca de la pegada necesaria para dejar de sufrir y cerrar los partidos con comodidad y sin agobios. En el Betis, la gran noticia es la llegada de Ayoze procedente del Newcastle. No podrá jugar, pero es un refuerzo de lujo para los verdiblancos en su pelea por puestos europeos. Desde que arrancó el año, su trayectoria liguera ha sido irregular, pero un triunfo en casa ante el líder revitalizaría a plantilla, afición y cuerpo técnico. Partidazo en Sevilla con mucho en juego.

El destino tiene, de vez en cuándo, caprichos curiosos de difícil explicación, como repetir la semifinal Betis-Barça de la Supercopa de España apenas unas semanas después, en el Benito Villamarín, en un encuentro que cierra la primera vuelta de la Liga para ambos equipos. Aquel primer partido acabó con empate a dos y con los culés, que no habían ganado ningún título la temporada anterior, clasificados a la final en la tanda de penaltis eliminando al vigente campeón de Copa del Rey.

Oportunidad pintiparada para los béticos por muchos motivos, más allá del evidente espíritu de revancha que insuflará en jugadores y aficionados locales un ánimo más entusiasta de lo normal. Además, los de Pellegrini podrían aprovechar su partido menos para recuperar la cuarta plaza del campeonato, empatando a puntos al Atlético de Madrid, y podrían culminar esa ‘vendetta’ costándole puntos vitales al Barça en su pelea por la Liga con el Real Madrid, que recibe al Valencia el jueves en el Bernabéu.

Los pupilos de Xavi Hernández, aislados de cábalas y venganzas, intentarán enderezar el errático rumbo de su equipo en las últimas fechas, reflejado más en el juego que en los resultados. Siguen ganando, siempre por la mínima, y ya sacan cinco puntos al conjunto merengue, pero parecen haber dado un giro de 180º a su discurso y filosofía. Ahora, en lugar de jugar bien para ganar, ganan a secas, de forma ramplona, dejando además sobre el césped la sensación de equipo a punto de venirse abajo.

Aun así, más allá de ADN y de demás tópicos sobre el FC Barcelona, el equipo de la ciudad condal sigue en pie, con más confianza a cada jornada que pasa, y sigue acumulando buenas noticias. Gavi ya ha sido inscrito en Liga, con el dorsal ‘6’ de su entrenador a la espalda y con su flamante nuevo contrato. Y los sancionados, Lewandowski y Ferrán, estarán ambos ya disponibles. Mención especial merece el regreso del polaco, máximo goleador blaugrana con 13 tantos y ‘pichichi’ por el momento.

Tras unos últimos días de mercado invernal convulsos en Can Barça, donde han seguido haciendo malabares para intentar mejorar la plantilla, al final nadie ha llegado, y han salido Memphis Depay y Héctor Bellerín. Aun así, cuenta el Barcelona con un fondo de armario envidiable, que le permitirá seguir rotando y seguir en busca de la pegada necesaria para dejar de sufrir y cerrar los partidos con comodidad y sin agobios.

En el Betis, la gran noticia es la llegada de Ayoze procedente del Newcastle. No podrá jugar, pero es un refuerzo de lujo para los verdiblancos en su pelea por puestos europeos. Desde que arrancó el año, su trayectoria liguera ha sido irregular, pero un triunfo en casa ante el líder revitalizaría a plantilla, afición y cuerpo técnico. Partidazo en Sevilla con mucho en juego.