El COI avanza en la regularización del cambio de sexo en el deporte: «Los atletas no deben ser excluidos por su identidad transgénero»

El COI avanza en la regularización del cambio de sexo en el deporte: «Los atletas no deben ser excluidos por su identidad transgénero»

El Comité Olímpico Internacional (COI) emplazó este martes a cada federación a poner sus reglas para validar los cambios de sexo y permitir a cada deportista competir en cualquier especialidad siempre que no suponga una desventaja para el resto de rivales.

El organismo presidido por Thomas Bach anunció la publicación de un nuevo marco sobre la equidad, la inclusión y la no discriminación por motivos sexuales de identidad de género y variaciones sexuales en el que el COI se compromete a fomentar la igualdad.

Tras un proceso de consulta de dos años en el que han participado más de 250 atletas y partes interesadas, el marco desgranó algunos aspectos de la igualdad de género en el deporte e introdujo una variación sobre cómo organizar la participación de los deportistas que cambien de género en los diferentes deportes.

«El COI reconoce que debe ser competencia de cada deporte y de su órgano de gobierno determinar de qué manera un atleta puede tener una ventaja desproporcionada en comparación con sus compañeros, teniendo en cuenta la naturaleza de cada deporte», explica en un comunicado.

«Por lo tanto, el COI no está en condiciones de emitir reglamentos que definan los criterios de elegibilidad para cada deporte, disciplina o evento en las muy diferentes jurisdicciones nacionales y sistemas deportivos», agrega.

El COI añade que el objetivo del marco será ofrecer a los organismos deportivos un enfoque de diez principios para ayudarles a desarrollar criterios aplicables a su deporte. Todos, deberán considerar aspectos éticos, sociales, culturales y jurídicos particulares que puedan ser «relevantes» en su contexto.

El documento, fue elaborado tras consultar a 250 atletas y federaciones internacionales, organizaciones deportivas, expertos en derechos humanos, jurídicos y médicos. Sustituye y actualiza las declaraciones anteriores del COI sobre esta cuestión, incluida la Declaración de Consenso de 2015.

«Este marco reconoce tanto la necesidad de garantizar que todas las personas, independientemente de su identidad de género o sus variaciones sexuales, puedan practicar deporte en un entorno seguro y libre de acoso que reconozca y respete sus necesidades e identidades, como el interés de todos -en particular de los atletas de élite- de participar en competiciones justas en las que ningún participante tenga una ventaja injusta y desproporcionada sobre el resto», añade.

Asimismo, el COI dejó claro que la mayoría de las competiciones deportivas organizadas de alto nivel se organizan con categorías masculinas y femeninas que compiten por separado. En ese contexto, los principios contenidos en el marco tienen como objetivo «garantizar que la competición» en cada una de las categorías sea «justa y segura» y que los atletas no sean excluidos «únicamente por su identidad transgénero o sus variaciones de sexo».

«Cuando deban establecerse criterios de elegibilidad para regular la participación en las categorías femenina y masculina, el establecimiento y la aplicación de dichos criterios deben llevarse a cabo como parte de un enfoque global basado en el respeto de los derechos humanos reconocidos internacionalmente, en pruebas sólidas y en la consulta a los atletas. Al hacerlo, deben tomarse precauciones para evitar causar daños a la salud y el bienestar de los atletas», informa.

Por último, el COI señaló que el marco se redactó teniendo en cuenta las necesidades específicas de las competiciones deportivas organizadas de alto nivel, los principios generales de inclusión y no discriminación que «deben promoverse y defenderse en todos los niveles del deporte».

Deja una respuesta