El Gobierno francés no se conforma con las disculpas de Le Graët y exige mayores responsabilidades

El Gobierno francés mostró este lunes que no le basta con la petición de disculpas del presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noël Le Graët, a Zinedine Zidane, y pareció apuntar a un posible cambio de responsable en la institución. La ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, pidió en una rueda de prensa que el comité ejecutivo de la FFFF (Comex) estudie la situación y asuma «toda su responsabilidad para poner a esta Federación en el buen camino».
Oudéa-Castéra apreció en Le Graët «una quiebra en su función representativa, con un lenguaje que flaquea gravemente», y añadió que no quiere que «estas situaciones vuelvan a producirse», ya que el responsable federativo «nos tiene acostumbrados a estas salidas de tono».
El responsable del fútbol francés se excusó este lunes, tras una petición de la ministra y las críticas unánimes del mundo futbolístico galo, por unas palabras que dijo el domingo en una entrevista, en la que señaló que ni siquiera «habría cogido el teléfono» a Zidane porque ya había renovado a Didier Deschamps como seleccionador nacional.
«Me importa un bledo, ¡que se vaya donde quiera! Puede ir donde quiera, a un club…», afirmó Le Graët sobre Zidane, considerado el mejor jugador francés de la historia junto a Michel Platini y que también logró grandes triunfos en el Real Madrid como entrenador.
Este lunes, Le Graët reculó y presentó sus excusas. Fueron unas palabras que «no reflejan para nada lo que pienso, ni mi consideración por el jugador que era, ni por el entrenador en que se ha convertido», dijo. Sin embargo, para la ministra de Deportes esto no es suficiente: «Es importante que el comité ejecutivo de la Federación Francesa de Fútbol se haga cargo de la amplitud de la situación».
El presidente de la FFF generó una gran confusión y un choque con la ministra de Deportes un día después de la final del Mundial de Qatar, a costa de la celebración de un evento en París entre los jugadores de la selección francesa y los aficionados, que Oudéa-Castéra anunció y luego Le Graët dijo que no tendría lugar, aunque finalmente sí se celebró.
Le Graët, de 81 años, está bajo una investigación por presunto acoso sexual a varias empleadas de la Federación y su gestión está también bajo la lupa de una auditoría oficial.
Jerome Rothen, un exjugador del PSG que ejerce como comentarista en la radio RMD Sports, llamó a los internacionales franceses a hacer «huelga» y no acudir a las convocatorias si Le Graet no dimite.

El Gobierno francés no se conforma con las disculpas de Le Graët y exige mayores responsabilidades

El Gobierno francés mostró este lunes que no le basta con la petición de disculpas del presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noël Le Graët, a Zinedine Zidane, y pareció apuntar a un posible cambio de responsable en la institución. La ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, pidió en una rueda de prensa que el comité ejecutivo de la FFFF (Comex) estudie la situación y asuma "toda su responsabilidad para poner a esta Federación en el buen camino". Oudéa-Castéra apreció en Le Graët "una quiebra en su función representativa, con un lenguaje que flaquea gravemente", y añadió que no quiere que "estas situaciones vuelvan a producirse", ya que el responsable federativo "nos tiene acostumbrados a estas salidas de tono". El responsable del fútbol francés se excusó este lunes, tras una petición de la ministra y las críticas unánimes del mundo futbolístico galo, por unas palabras que dijo el domingo en una entrevista, en la que señaló que ni siquiera "habría cogido el teléfono" a Zidane porque ya había renovado a Didier Deschamps como seleccionador nacional. "Me importa un bledo, ¡que se vaya donde quiera! Puede ir donde quiera, a un club...", afirmó Le Graët sobre Zidane, considerado el mejor jugador francés de la historia junto a Michel Platini y que también logró grandes triunfos en el Real Madrid como entrenador. Este lunes, Le Graët reculó y presentó sus excusas. Fueron unas palabras que "no reflejan para nada lo que pienso, ni mi consideración por el jugador que era, ni por el entrenador en que se ha convertido", dijo. Sin embargo, para la ministra de Deportes esto no es suficiente: "Es importante que el comité ejecutivo de la Federación Francesa de Fútbol se haga cargo de la amplitud de la situación". El presidente de la FFF generó una gran confusión y un choque con la ministra de Deportes un día después de la final del Mundial de Qatar, a costa de la celebración de un evento en París entre los jugadores de la selección francesa y los aficionados, que Oudéa-Castéra anunció y luego Le Graët dijo que no tendría lugar, aunque finalmente sí se celebró. Le Graët, de 81 años, está bajo una investigación por presunto acoso sexual a varias empleadas de la Federación y su gestión está también bajo la lupa de una auditoría oficial. Jerome Rothen, un exjugador del PSG que ejerce como comentarista en la radio RMD Sports, llamó a los internacionales franceses a hacer "huelga" y no acudir a las convocatorias si Le Graet no dimite.

El Gobierno francés mostró este lunes que no le basta con la petición de disculpas del presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noël Le Graët, a Zinedine Zidane, y pareció apuntar a un posible cambio de responsable en la institución. La ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, pidió en una rueda de prensa que el comité ejecutivo de la FFFF (Comex) estudie la situación y asuma «toda su responsabilidad para poner a esta Federación en el buen camino».

Oudéa-Castéra apreció en Le Graët «una quiebra en su función representativa, con un lenguaje que flaquea gravemente», y añadió que no quiere que «estas situaciones vuelvan a producirse», ya que el responsable federativo «nos tiene acostumbrados a estas salidas de tono».

El responsable del fútbol francés se excusó este lunes, tras una petición de la ministra y las críticas unánimes del mundo futbolístico galo, por unas palabras que dijo el domingo en una entrevista, en la que señaló que ni siquiera «habría cogido el teléfono» a Zidane porque ya había renovado a Didier Deschamps como seleccionador nacional.

«Me importa un bledo, ¡que se vaya donde quiera! Puede ir donde quiera, a un club…», afirmó Le Graët sobre Zidane, considerado el mejor jugador francés de la historia junto a Michel Platini y que también logró grandes triunfos en el Real Madrid como entrenador.

Este lunes, Le Graët reculó y presentó sus excusas. Fueron unas palabras que «no reflejan para nada lo que pienso, ni mi consideración por el jugador que era, ni por el entrenador en que se ha convertido», dijo. Sin embargo, para la ministra de Deportes esto no es suficiente: «Es importante que el comité ejecutivo de la Federación Francesa de Fútbol se haga cargo de la amplitud de la situación«.

El presidente de la FFF generó una gran confusión y un choque con la ministra de Deportes un día después de la final del Mundial de Qatar, a costa de la celebración de un evento en París entre los jugadores de la selección francesa y los aficionados, que Oudéa-Castéra anunció y luego Le Graët dijo que no tendría lugar, aunque finalmente sí se celebró.

Le Graët, de 81 años, está bajo una investigación por presunto acoso sexual a varias empleadas de la Federación y su gestión está también bajo la lupa de una auditoría oficial.

Jerome Rothen, un exjugador del PSG que ejerce como comentarista en la radio RMD Sports, llamó a los internacionales franceses a hacer «huelga» y no acudir a las convocatorias si Le Graet no dimite.