El Gobierno permite que los test Covid valgan hasta un 271% más que en la UE y veta su venta en Carrefour o Mercadona

El Gobierno permite que los test Covid valgan hasta un 271% más que en la UE y veta su venta en Carrefour o Mercadona

Sucedió a finales de diciembre por ejemplo en el hipermercado de Carrefour en Drancy, en el extrarradio de París. No es un municipio de millonarios y en cuanto el ministro de Sanidad de origen socialista Olivier Véran, rompió por fin el monopolio de las farmacias y entró en vigor que los supermercados vendieran temporalmente los test antígenos, hubo avalancha. «En la farmacia cuesta encontrar y valen 5,20 euros, mientras que aquí me salen a 1,95», decían los clientes a la salida.

Mercadona también los vende en Lisboa y se disculpa en redes sociales con sus clientes españoles: «En Portugal la legislación permite su venta en supermercados mientras que en España, su venta se encuentra autorizada de forma exclusiva en Farmacias».

El precio medio en España es superior en un 213% a los de los países de la Unión Europea que permiten su venta en supermercados o incluso en un 271% a los de Alemania, según datos actualizados de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) -la que aglutina en España a Carrefour, El Corte Inglés o Alcampo- a los que ha tenido acceso este diario. Según Anged, las pruebas de antígenos cuestan en España como media entre 5 y 8 euros; en Alemania, 1,75; en Francia, 1,95; en Países Bajos, 2,50 y en la vecina Portugal, 2,10. La media en estos países es de 2,075 euros, frente a los 6,5 medios en España.

Ante la decisión francesa, el vicepresidente ejecutivo de Anged, Javier Millán-Astray, escribió a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, el día 28 ofreciendo la red de Carrefour o El Corte Inglés, entre otros: «El motivo es el de trasladarle nuestro más sincero ofrecimiento de colaboración para que, al igual que han hecho diferentes países europeos como Alemania, Portugal y, recientemente Francia, se pueda autorizar la venta de las pruebas y test Covid en nuestros establecimientos comerciales». La respuesta de Darias llegó días después en rueda de prensa rechazando la oferta y manteniendo que sólo deben venderse estos test en farmacias, porque es «el canal adecuado». ¿Considera Darias que el Gobierno socialista portugués yerra al permitir al citado grupo que preside Juan Roig vender test en Portugal o el de coalición alemán al mantener que Lidl o Aldi puedan hacerlo en Alemania? El veto del Gobierno de Pedro Sánchez no sólo dificulta la distribución de estos productos cruciales para frenar al virus, sino que los encarece para los ciudadanos, vista la diferencia de precios con países sin monopolio. Debería ser éste por cierto un tema de interés para el ministro de Consumo, Alberto Garzón.

«No entendemos por qué los portugueses, franceses, alemanes, holandeses, etc pueden comprar tests en establecimientos comerciales y los españoles no. Se trata solamente de ayudar y ofrecer soluciones y prestar un servicio a la sociedad en una situación tan complicada como la que estamos viviendo en la que no se puede atender una demanda masiva de tests por los ciudadanos y con unos precios que doblan e incluso triplican los europeos», agrega.

En Anged niegan que busquen negocio, sino vender tests sin margen y aprovechar su capacidad de gran compra a los fabricantes chinos y su amplia red de distribución. Existen en España unos 55.000 hipermercados y supermercados en España, frente a las 22.000 farmacias.

En esta asociación señalan que bastaría con un decreto que modifique de forma temporal el de septiembre de 2000, que regula la venta de productos sanitarios para diagnóstico a través de las farmacias. El homólogo francés de Darias ha dado ese permiso hasta final de enero, cuando espera habar rebasado el pico de la actual ola. «En ningún caso debe contravenir de forma permanente el monopolio de las farmacias para productos sanitarios», se justifica el ministro francés para aplacar las protestas de sus farmacéuticos que alegan que los tests deben venderse con control y consejo.

Otra batalla de Anged o de Asedas -que representa a Mercadona- es la burocracia con las altas laborales a empleados que dieron positivo. «Uno de cada siete trabajadores no se incorpora porque estando ya bien, no logra que le reciba el médico», critican. Piden altas automáticas para recuperados a los siete días sin el actual sistema de consulta presencial.

Mientras tanto, España registró en diciembre la inflación más descontrolada de los grandes países del euro. No es sólo la energía. La excesiva burocracia y sus monopolios darían positivo en un test sobre lo que frena la recuperación.

A los 30 meses desde su polémico nombramiento al frente de Correos, la presidencia de Juan Manuel Serrano no está siendo un camino de rosas. El ex jefe de gabinete de Pedro Sánchez cuando estaba en la oposición está mostrando personalidad y se ha enfrentado a UGT y CCOO hasta el punto de que ambos le organizan huelgas y le acusan de usar el cargo para «intereses personales», pese a unas pérdidas de 500 millones en los últimos tres años. Serrano sí ha llegado a un acuerdo con CSIF que incluye, según un comunicado de este sindicato, «un programa de prejubilaciones que debe fortalecerse en los próximos años para rejuvenecer a una plantilla con media próxima a los 50 años». ¿Prejubilaciones en empresa pública cuando José Luis Escrivá defiende demorar la jubilación para sostener el sistema? Habrá que ver si son realmente prejubilaciones y con qué coste.

La fórmula que utilizó Nadia Calviño, para intentar justificar sus inverosímiles previsiones económicas para 2021 fue que es en todo caso «una recuperación de menos a más». Sin embargo, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) apunta a desaceleración en el cuarto trimestre de 2021 con un crecimiento del 2,2%, por debajo del 2,6% que el INE certifica en el tercero. La AIReF no lo baja más por los buenos datos de empleo de diciembre anunciados por el Gobierno, porque si se limitara a indicadores como el de actividad PMI de servicios tendría que ser más pesimista, porque desciende al nivel más bajo desde el abril. También van a la baja los indicadores de confianza de los consumidores. La AIReF apunta que el crecimiento final del PIB en 2021 fue del 5,5% y es seguro es que no llegó al 6,5% previsto oficialmente por Calviño. 2022 tampoco arranca bien.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha aplaudido que la Comisión Europea reconsidere la energía nuclear y ha declarado a Le Parisien que debe estar «en el corazón de la estrategia europea». «Presenta la ventaja extrema de producir energía sin carbón y sin intermitencia. Donde haya carbón, hay que suprimirlo, pero no se puede hacer todo con el gas, porque se dependerá de Rusia», justifica Macron, que señala que su país tiene la suerte «histórica» de afrontar la actual crisis con la energía nuclear como fuente del 75% del suministro. Macron hace frente así al canciller alemán, Olaf Scholz, que tiene a los Verdes en su coalición. También se apunta a la batalla contra el galo, Pedro Sánchez. Dijo ante el Comité Federal del PSOE que se opondrá a que la UE incluya la energía nuclear entre las admisibles en la transición energética en choque con Macron. ¿Y la coalición en Italia? Dividida.