El Real Madrid busca una vida extra en el Camp Nou y evitar la sentencia del Barça en LaLiga

A nueve puntos de distancia del Barça, el Real Madrid busca conseguir una vida extra en el Camp Nou que le permita recortar distancias y volver a meterse de lleno en la pelea por el campeonato nacional. No se lo pondrá fácil un FC Barcelona que tiene la oportunidad de sentenciar a su máximo rival y encarrilar el título.
El balance de enfrentamientos entre los dos grandes de España cae del lado blaugrana -ganaron en la Supercopa y en la ida de las semifinales de Copa del Rey, pero perdieron en la primera vuelta en el Santiago Bernabéu-, aunque el duelo de este domingo será uno completamente distinto en la ciudad condal.
Los hombres de Carlo Ancelotti se saben contra las cuerdas en la competición liguera, un aliciente que seguro servirá para saltar al feudo culé apretando los dientes y con ganas de presentar batalla. Más aún teniendo en cuenta que puede servir para meter miedo al conjunto azulgrana, que venció por la mínima en la capital, para la vuelta del torneo del KO.
El técnico italiano ha conseguido sacar la mejor versión de Vinícius Jr., Eduardo Camavinga y Nacho Fernández en las últimas fechas ante rivales del calado del Liverpool en un escenario como la Champions, y todo apunta que apostará por ellos para plantar cara en el Camp Nou, donde el Real Madrid no ha perdido en sus últimas dos visitas.
Allí, además, el brasileño tendrá la oportunidad de saldar su cuenta pendiente con Ronald Araújo, que en los últimos enfrentamientos parece tenerle cogida la medida, mientras que el defensa español celebrará su vuelta a la selección española tras la llamada de De la Fuente.
La gran duda para Ancelotti, para quien Modric, Kroos y Benzema son fijos, será si alinea de inicio a Rodrygo Goes o prefiere utilizarle como revulsivo en la segunda parte para buscar más control en el inicio con Fede Valverde, cuyo golpeo conviene no tomarse a broma.
Enfrente les esperará un Barça sin Pedri, que recayó de su lesión a dos días del Clásico, y Ousmane Dembélé, aún recuperándose, pero con el regreso de su gran goleador, Robert Lewandowski. Tampoco faltará a la cita Gavi, especialmente motivado siempre ante los blancos.
El conjunto dirigido por Xavi Hernández supo sufrir en San Mamés y en Mestalla para sumar seis puntos vitales y seguir acercándose cada vez más a LaLiga, algo en lo que tiene buena parte de culpa Ter Stegen, que ha recuperado su mejor versión.
Este Clásico, sin embargo, no será como los demás, pues sobre él planeará la sombra del ‘caso Negreira’ y el enrarecimiento de la relación de las directivas de Florentino Pérez y Joan Laporta, que rechazó invitar al eterno rival a la habitual comida de directivas antes del partido.

El Real Madrid busca una vida extra en el Camp Nou y evitar la sentencia del Barça en LaLiga

A nueve puntos de distancia del Barça, el Real Madrid busca conseguir una vida extra en el Camp Nou que le permita recortar distancias y volver a meterse de lleno en la pelea por el campeonato nacional. No se lo pondrá fácil un FC Barcelona que tiene la oportunidad de sentenciar a su máximo rival y encarrilar el título. El balance de enfrentamientos entre los dos grandes de España cae del lado blaugrana -ganaron en la Supercopa y en la ida de las semifinales de Copa del Rey, pero perdieron en la primera vuelta en el Santiago Bernabéu-, aunque el duelo de este domingo será uno completamente distinto en la ciudad condal. Los hombres de Carlo Ancelotti se saben contra las cuerdas en la competición liguera, un aliciente que seguro servirá para saltar al feudo culé apretando los dientes y con ganas de presentar batalla. Más aún teniendo en cuenta que puede servir para meter miedo al conjunto azulgrana, que venció por la mínima en la capital, para la vuelta del torneo del KO. El técnico italiano ha conseguido sacar la mejor versión de Vinícius Jr., Eduardo Camavinga y Nacho Fernández en las últimas fechas ante rivales del calado del Liverpool en un escenario como la Champions, y todo apunta que apostará por ellos para plantar cara en el Camp Nou, donde el Real Madrid no ha perdido en sus últimas dos visitas. Allí, además, el brasileño tendrá la oportunidad de saldar su cuenta pendiente con Ronald Araújo, que en los últimos enfrentamientos parece tenerle cogida la medida, mientras que el defensa español celebrará su vuelta a la selección española tras la llamada de De la Fuente. La gran duda para Ancelotti, para quien Modric, Kroos y Benzema son fijos, será si alinea de inicio a Rodrygo Goes o prefiere utilizarle como revulsivo en la segunda parte para buscar más control en el inicio con Fede Valverde, cuyo golpeo conviene no tomarse a broma. Enfrente les esperará un Barça sin Pedri, que recayó de su lesión a dos días del Clásico, y Ousmane Dembélé, aún recuperándose, pero con el regreso de su gran goleador, Robert Lewandowski. Tampoco faltará a la cita Gavi, especialmente motivado siempre ante los blancos. El conjunto dirigido por Xavi Hernández supo sufrir en San Mamés y en Mestalla para sumar seis puntos vitales y seguir acercándose cada vez más a LaLiga, algo en lo que tiene buena parte de culpa Ter Stegen, que ha recuperado su mejor versión. Este Clásico, sin embargo, no será como los demás, pues sobre él planeará la sombra del 'caso Negreira' y el enrarecimiento de la relación de las directivas de Florentino Pérez y Joan Laporta, que rechazó invitar al eterno rival a la habitual comida de directivas antes del partido.

A nueve puntos de distancia del Barça, el Real Madrid busca conseguir una vida extra en el Camp Nou que le permita recortar distancias y volver a meterse de lleno en la pelea por el campeonato nacional. No se lo pondrá fácil un FC Barcelona que tiene la oportunidad de sentenciar a su máximo rival y encarrilar el título.

El balance de enfrentamientos entre los dos grandes de España cae del lado blaugrana -ganaron en la Supercopa y en la ida de las semifinales de Copa del Rey, pero perdieron en la primera vuelta en el Santiago Bernabéu-, aunque el duelo de este domingo será uno completamente distinto en la ciudad condal.

Los hombres de Carlo Ancelotti se saben contra las cuerdas en la competición liguera, un aliciente que seguro servirá para saltar al feudo culé apretando los dientes y con ganas de presentar batalla. Más aún teniendo en cuenta que puede servir para meter miedo al conjunto azulgrana, que venció por la mínima en la capital, para la vuelta del torneo del KO.

El técnico italiano ha conseguido sacar la mejor versión de Vinícius Jr., Eduardo Camavinga y Nacho Fernández en las últimas fechas ante rivales del calado del Liverpool en un escenario como la Champions, y todo apunta que apostará por ellos para plantar cara en el Camp Nou, donde el Real Madrid no ha perdido en sus últimas dos visitas.

Allí, además, el brasileño tendrá la oportunidad de saldar su cuenta pendiente con Ronald Araújo, que en los últimos enfrentamientos parece tenerle cogida la medida, mientras que el defensa español celebrará su vuelta a la selección española tras la llamada de De la Fuente.

La gran duda para Ancelotti, para quien Modric, Kroos y Benzema son fijos, será si alinea de inicio a Rodrygo Goes o prefiere utilizarle como revulsivo en la segunda parte para buscar más control en el inicio con Fede Valverde, cuyo golpeo conviene no tomarse a broma.

Enfrente les esperará un Barça sin Pedri, que recayó de su lesión a dos días del Clásico, y Ousmane Dembélé, aún recuperándose, pero con el regreso de su gran goleador, Robert Lewandowski. Tampoco faltará a la cita Gavi, especialmente motivado siempre ante los blancos.

El conjunto dirigido por Xavi Hernández supo sufrir en San Mamés y en Mestalla para sumar seis puntos vitales y seguir acercándose cada vez más a LaLiga, algo en lo que tiene buena parte de culpa Ter Stegen, que ha recuperado su mejor versión.

Este Clásico, sin embargo, no será como los demás, pues sobre él planeará la sombra del ‘caso Negreira’ y el enrarecimiento de la relación de las directivas de Florentino Pérez y Joan Laporta, que rechazó invitar al eterno rival a la habitual comida de directivas antes del partido.