El Sevilla coge aire ante el Getafe para salir del descenso

No está siendo una temporada sencilla para el Sevilla. La salida de Lopetegui, con el equipo en descenso, o la abrupta salida posterior de Isco son buen ejemplo de ello. Otro dato terrorífico para el conjunto sevillista: no había ganado un partido en casa desde el 22 de mayo de 2022. Hasta que, este domingo, han sido capaces de derrotar al Getafe en casa (2-1), un resultado que les ha permitido además abandonar puestos de descenso, un lugar poco habitual para los sevillanos.
La llegada de Sampaoli al equipo tampoco consiguió resolver los problemas de fondo de una plantilla mal confeccionada (sorprendentemente) por Monchi, pero al menos el lavado de cara comienza a hacerse notar. Aún así, la única evolución positiva para su Sevilla ante el Getafe fue el control del juego. Pocas ocasiones en contra, y a partir de ahí, la poca imaginación que pudiesen tener sus atacantes.
Fue un defensa, no obstante, el que adelantó a los locales. Acuña, recientemente proclamado campeón del mundo, metió la cabeza para el remate en el área a pesar de medir 1’72 metros, y logró sacar un testarazo imparable para Soria. Antes, solo un poste de Joan Jordan llevó el peligro a la portería azulona. Por su parte, la reacción no tardó en llegar, pero el gol de Enes Unal estaba anulado por fuera de juego.
En la segunda mitad, el Getafe adelantó líneas y atosigó al Sevilla, que se replegó y se dejó ir, concentrado únicamente en la defensa. En esa tesitura, el conjunto de Sampaoli empezó a encontrar contragolpes peligrosos, hasta que Rafa Mir trajo la tranquilidad al Sánchez Pizjuán con el segundo gol de la tarde. Curiosamente, un inspirado En-Nesyri apenas tuvo oportunidades, muy lejos de la forma que exhibió en el Mundial de Qatar.
Casi sin tiempo, Borja Mayoral recortó distancias con un buen cabezazo. Fue inútil porque el marcador no se movió más, pero puso aún más nervioso a un Sevilla necesitado que celebró el pitido final como una de sus Europa League. Poco a poco, el Sevilla sale de la UCI, pero aún le queda un largo camino por recorrer. Por el momento, salvar el descenso se antoja más que suficiente para un club diseñado para luchar los puestos Champions.

El Sevilla coge aire ante el Getafe para salir del descenso

No está siendo una temporada sencilla para el Sevilla. La salida de Lopetegui, con el equipo en descenso, o la abrupta salida posterior de Isco son buen ejemplo de ello. Otro dato terrorífico para el conjunto sevillista: no había ganado un partido en casa desde el 22 de mayo de 2022. Hasta que, este domingo, han sido capaces de derrotar al Getafe en casa (2-1), un resultado que les ha permitido además abandonar puestos de descenso, un lugar poco habitual para los sevillanos. La llegada de Sampaoli al equipo tampoco consiguió resolver los problemas de fondo de una plantilla mal confeccionada (sorprendentemente) por Monchi, pero al menos el lavado de cara comienza a hacerse notar. Aún así, la única evolución positiva para su Sevilla ante el Getafe fue el control del juego. Pocas ocasiones en contra, y a partir de ahí, la poca imaginación que pudiesen tener sus atacantes. Fue un defensa, no obstante, el que adelantó a los locales. Acuña, recientemente proclamado campeón del mundo, metió la cabeza para el remate en el área a pesar de medir 1'72 metros, y logró sacar un testarazo imparable para Soria. Antes, solo un poste de Joan Jordan llevó el peligro a la portería azulona. Por su parte, la reacción no tardó en llegar, pero el gol de Enes Unal estaba anulado por fuera de juego. En la segunda mitad, el Getafe adelantó líneas y atosigó al Sevilla, que se replegó y se dejó ir, concentrado únicamente en la defensa. En esa tesitura, el conjunto de Sampaoli empezó a encontrar contragolpes peligrosos, hasta que Rafa Mir trajo la tranquilidad al Sánchez Pizjuán con el segundo gol de la tarde. Curiosamente, un inspirado En-Nesyri apenas tuvo oportunidades, muy lejos de la forma que exhibió en el Mundial de Qatar. Casi sin tiempo, Borja Mayoral recortó distancias con un buen cabezazo. Fue inútil porque el marcador no se movió más, pero puso aún más nervioso a un Sevilla necesitado que celebró el pitido final como una de sus Europa League. Poco a poco, el Sevilla sale de la UCI, pero aún le queda un largo camino por recorrer. Por el momento, salvar el descenso se antoja más que suficiente para un club diseñado para luchar los puestos Champions.

No está siendo una temporada sencilla para el Sevilla. La salida de Lopetegui, con el equipo en descenso, o la abrupta salida posterior de Isco son buen ejemplo de ello. Otro dato terrorífico para el conjunto sevillista: no había ganado un partido en casa desde el 22 de mayo de 2022. Hasta que, este domingo, han sido capaces de derrotar al Getafe en casa (2-1), un resultado que les ha permitido además abandonar puestos de descenso, un lugar poco habitual para los sevillanos.

La llegada de Sampaoli al equipo tampoco consiguió resolver los problemas de fondo de una plantilla mal confeccionada (sorprendentemente) por Monchi, pero al menos el lavado de cara comienza a hacerse notar. Aún así, la única evolución positiva para su Sevilla ante el Getafe fue el control del juego. Pocas ocasiones en contra, y a partir de ahí, la poca imaginación que pudiesen tener sus atacantes.

Fue un defensa, no obstante, el que adelantó a los locales. Acuña, recientemente proclamado campeón del mundo, metió la cabeza para el remate en el área a pesar de medir 1’72 metros, y logró sacar un testarazo imparable para Soria. Antes, solo un poste de Joan Jordan llevó el peligro a la portería azulona. Por su parte, la reacción no tardó en llegar, pero el gol de Enes Unal estaba anulado por fuera de juego.

En la segunda mitad, el Getafe adelantó líneas y atosigó al Sevilla, que se replegó y se dejó ir, concentrado únicamente en la defensa. En esa tesitura, el conjunto de Sampaoli empezó a encontrar contragolpes peligrosos, hasta que Rafa Mir trajo la tranquilidad al Sánchez Pizjuán con el segundo gol de la tarde. Curiosamente, un inspirado En-Nesyri apenas tuvo oportunidades, muy lejos de la forma que exhibió en el Mundial de Qatar.

Casi sin tiempo, Borja Mayoral recortó distancias con un buen cabezazo. Fue inútil porque el marcador no se movió más, pero puso aún más nervioso a un Sevilla necesitado que celebró el pitido final como una de sus Europa League. Poco a poco, el Sevilla sale de la UCI, pero aún le queda un largo camino por recorrer. Por el momento, salvar el descenso se antoja más que suficiente para un club diseñado para luchar los puestos Champions.