Escándalo de seguridad en la NBA: un fan se hace pasar por un jugador y se cuela en el pabellón

La NBA no entiende cómo pudo pasar y ha pedido explicaciones a los Golden State Warriors. El youtuber Big Daws se saltó todos los controles de seguridad y se coló en el pabellón del conjunto de San Francisco durante uno de los partidos de las Finales 2022, llegando incluso a lanzar a canasta, como si estuviese calentando, durante 10 minutos.
El propio youtuber mostró todo el proceso de su aventura en un vídeo en su canal, en el que se le puede ver llegando al pabellón de los Golden State Warriors y entrando por la puerta de empleados como si nada, aprovechando su parecido con Klay Thompson, jugador local.

Acompañado de un cámara, Big Daws saluda a los trabajadores del pabellón y miembros de seguridad y se dirige hacia la cancha como si fuese el mismísimo Thompson. Una vez en el parqué, el youtuber toma un balón y lanza a canasta durante diez minutos, hasta que una empleada de los Warriors le da el alto y se encarga de expulsarle del edificio.
Una fechoría que le terminó saliendo cara al youtuber de más de ocho millones de suscriptores. Mientras hacía tiempo para poder entrar al partido cuando se abriesen las puertas al público, Big Daws fue abordado por el vicepresidente de seguridad de los Warriors para informarle de que se le había vetado de por vida la entrada al edificio y los partidos del equipo y sus afiliados.
Además, la franquicia le dejó claro mediante una notificación que se reserva «el derecho de hacerle una denuncia criminal por violar la propiedad de un privado». Algo que le impidió disfrutar de su entrada de 10.000 dólares para ver el partido en primera fila, que nadie le aseguró que vaya a recuperar.
«¿Mereció la pena perder 10.000 dólares en entradas y ser vetado de por vida? Absolutamente. Fui jugador de la NBA durante 10 minutos», publicó Big Daws en su cuenta personal de Twitter.

Here’s the official letter of my ban. pic.twitter.com/Ii9VTdWI0h— Daws (@BigDawsTv) June 14, 2022
A través de la red social del pájaro azul, el youtuber relató lo sucedido con todo detalle, e incluso mostró la notificación del veto de los Warriors. «Me vetaron porque pasé cinco controles de seguridad sin que ningún guardia me pidiese una identificación y lancé en la cancha durante 1o minutos. También me gasté 10.000 dólares en entradas que no me van a devolver. ¿Por qué tengo que ser vetado por la incompetencia de su seguridad?», comentó Big Daws.
Ya en frío, el youtuber declaró que había recibido muchas ofertas de entrevistas, pero que no quería airear más el tema. «Me han contactado desde muchas agencias de noticias para hacer entrevistas. Por ahora no voy a hacer ninguna. No quiero que esto sea más grande de lo que ya es. El Chase Center tiene todo el derecho a vetarme. Lo entiendo. Sin rencor. Divertíos haciéndolo».

Escándalo de seguridad en la NBA: un fan se hace pasar por un jugador y se cuela en el pabellón

La NBA no entiende cómo pudo pasar y ha pedido explicaciones a los Golden State Warriors. El youtuber Big Daws se saltó todos los controles de seguridad y se coló en el pabellón del conjunto de San Francisco durante uno de los partidos de las Finales 2022, llegando incluso a lanzar a canasta, como si estuviese calentando, durante 10 minutos. El propio youtuber mostró todo el proceso de su aventura en un vídeo en su canal, en el que se le puede ver llegando al pabellón de los Golden State Warriors y entrando por la puerta de empleados como si nada, aprovechando su parecido con Klay Thompson, jugador local. Acompañado de un cámara, Big Daws saluda a los trabajadores del pabellón y miembros de seguridad y se dirige hacia la cancha como si fuese el mismísimo Thompson. Una vez en el parqué, el youtuber toma un balón y lanza a canasta durante diez minutos, hasta que una empleada de los Warriors le da el alto y se encarga de expulsarle del edificio. Una fechoría que le terminó saliendo cara al youtuber de más de ocho millones de suscriptores. Mientras hacía tiempo para poder entrar al partido cuando se abriesen las puertas al público, Big Daws fue abordado por el vicepresidente de seguridad de los Warriors para informarle de que se le había vetado de por vida la entrada al edificio y los partidos del equipo y sus afiliados. Además, la franquicia le dejó claro mediante una notificación que se reserva "el derecho de hacerle una denuncia criminal por violar la propiedad de un privado". Algo que le impidió disfrutar de su entrada de 10.000 dólares para ver el partido en primera fila, que nadie le aseguró que vaya a recuperar. "¿Mereció la pena perder 10.000 dólares en entradas y ser vetado de por vida? Absolutamente. Fui jugador de la NBA durante 10 minutos", publicó Big Daws en su cuenta personal de Twitter. Here’s the official letter of my ban. pic.twitter.com/Ii9VTdWI0h— Daws (@BigDawsTv) June 14, 2022 A través de la red social del pájaro azul, el youtuber relató lo sucedido con todo detalle, e incluso mostró la notificación del veto de los Warriors. "Me vetaron porque pasé cinco controles de seguridad sin que ningún guardia me pidiese una identificación y lancé en la cancha durante 1o minutos. También me gasté 10.000 dólares en entradas que no me van a devolver. ¿Por qué tengo que ser vetado por la incompetencia de su seguridad?", comentó Big Daws. Ya en frío, el youtuber declaró que había recibido muchas ofertas de entrevistas, pero que no quería airear más el tema. "Me han contactado desde muchas agencias de noticias para hacer entrevistas. Por ahora no voy a hacer ninguna. No quiero que esto sea más grande de lo que ya es. El Chase Center tiene todo el derecho a vetarme. Lo entiendo. Sin rencor. Divertíos haciéndolo".

La NBA no entiende cómo pudo pasar y ha pedido explicaciones a los Golden State Warriors. El youtuber Big Daws se saltó todos los controles de seguridad y se coló en el pabellón del conjunto de San Francisco durante uno de los partidos de las Finales 2022, llegando incluso a lanzar a canasta, como si estuviese calentando, durante 10 minutos.

El propio youtuber mostró todo el proceso de su aventura en un vídeo en su canal, en el que se le puede ver llegando al pabellón de los Golden State Warriors y entrando por la puerta de empleados como si nada, aprovechando su parecido con Klay Thompson, jugador local.

Acompañado de un cámara, Big Daws saluda a los trabajadores del pabellón y miembros de seguridad y se dirige hacia la cancha como si fuese el mismísimo Thompson. Una vez en el parqué, el youtuber toma un balón y lanza a canasta durante diez minutos, hasta que una empleada de los Warriors le da el alto y se encarga de expulsarle del edificio.

Una fechoría que le terminó saliendo cara al youtuber de más de ocho millones de suscriptores. Mientras hacía tiempo para poder entrar al partido cuando se abriesen las puertas al público, Big Daws fue abordado por el vicepresidente de seguridad de los Warriors para informarle de que se le había vetado de por vida la entrada al edificio y los partidos del equipo y sus afiliados.

Además, la franquicia le dejó claro mediante una notificación que se reserva «el derecho de hacerle una denuncia criminal por violar la propiedad de un privado». Algo que le impidió disfrutar de su entrada de 10.000 dólares para ver el partido en primera fila, que nadie le aseguró que vaya a recuperar.

«¿Mereció la pena perder 10.000 dólares en entradas y ser vetado de por vida? Absolutamente. Fui jugador de la NBA durante 10 minutos», publicó Big Daws en su cuenta personal de Twitter.

Here’s the official letter of my ban. pic.twitter.com/Ii9VTdWI0h

— Daws (@BigDawsTv) June 14, 2022

A través de la red social del pájaro azul, el youtuber relató lo sucedido con todo detalle, e incluso mostró la notificación del veto de los Warriors. «Me vetaron porque pasé cinco controles de seguridad sin que ningún guardia me pidiese una identificación y lancé en la cancha durante 1o minutos. También me gasté 10.000 dólares en entradas que no me van a devolver. ¿Por qué tengo que ser vetado por la incompetencia de su seguridad?», comentó Big Daws.

Ya en frío, el youtuber declaró que había recibido muchas ofertas de entrevistas, pero que no quería airear más el tema. «Me han contactado desde muchas agencias de noticias para hacer entrevistas. Por ahora no voy a hacer ninguna. No quiero que esto sea más grande de lo que ya es. El Chase Center tiene todo el derecho a vetarme. Lo entiendo. Sin rencor. Divertíos haciéndolo».