Un entrenador de fútbol base de la zona portuguesa de Beja, al sur del país, está acusado de doce mil delitos de pornografía infantil y de seis de abuso sexual a menores, por lo que desde el pasado mes de mayo se encuentra en prisión preventiva.

La noticia ha sido divulgada por el diario portugués «Jornal de Noticias», que ha desvelado cómo el detenido coleccionaba desde los 18 años fotografías de menores de edad. Incluso, el diario avanza que el Ministerio Fiscal ha confirmado que el acusado creó una página en Instagram en la que se hacía pasar por un menor

La investigación policial comenzó en abril de 2019 y dos años después fue detenido e ingresó en prisión de forma preventiva.

El acusado, que regentaba una gasolinera en Beja, compatibilizaba su trabajo con el de entrenador de fútbol de equipos de formación en los ratos libres.

Agentes de la Policía Judiciaria (PJ) lusa han podido intervenir decenas de discos duros y otros dispositivos en los que almacenaba miles de fotos y vídeos de menores. Cuando fue arrestado, el hombre participaba en un curso de entrenadores de la Asociación de Fútbol de Beja.