España es el quinto país de la OCDE en el que más subió el precio de la energía en la recta final de 2021

España es el quinto país de la OCDE en el que más subió el precio de la energía en la recta final de 2021

El precio de la energía subió de media un 27,7% en la OCDE en el mes de noviembre -el último del que la Organización ha divulgado datos este martes-, siendo España el quinto país que sufrió un mayor incremento de precios energéticos, del 35,9% frente al mismo mes de 2020.

Por delante sólo se situaron cuatro de los 38 estados que integran la OCDE: Noruega, con un incremento del 84,3%, Países Bajos (+46,7%), Bélgica (+46,4%) y Luxemburgo (+40,7%).

La subida del precio de la energía en España supera con creces la de la media de la Unión Europea (del 25,9%) y también la de la zona euro (27,5%). Es muy superior además que la que han sufrido países vecinos como Francia (22,1%), Alemania (22%), Italia (30,9%) o Portugal (14,1%), que es la excepción europea a la subida de precios.

Nuestro país se sitúa así entre los cinco con un mayor problema de precios de la energía, pese a las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno para intentar abaratar la factura de la luz.

Esta posición de España entre los cinco primeros podría superarse incluso cuando la OCDE incorpore los datos de inflación de diciembre, mes en el que el IPC en España ascendió hasta el 6,7%, según el dato adelantado por el INE que se confirmará el viernes de esta semana.

En términos generales, los precios escalaron un 5,8% en noviembre en la media de los países que integran la OCDE, la mayor subida de los últimos 25 años, y España registró un repunte de los precios del 5,5% ese mes.

Según los datos a cierre de noviembre divulgados este martes por la Organización, la subida de precios que se produjo en la OCDE en noviembre fue la más alta desde 1996, con un incremento especialmente alto en Estados Unidos, donde los precios se incrementaron un 6,2%.

En ese país, ante la elevada inflación, la Reserva Federal (la Fed, su banco central) ya ha avisado de que vería «justificado» adelantar una subida de los tipos de interés si los precios se mantienen tan altos.

En la zona euro los precios se situaron en el 5% en diciembre, con lo que cerraron el ejercicio de 2021 con una inflación promedio del 2,6%.

Para 2022, las instituciones prevén un promedio de inflación aún más alto, lo que podría llevar al Banco Central Europeo (BCE) a empezar a plantearse un endurecimiento de la política monetaria a partir de 2023.

«Entendemos que la subida de los precios son una preocupación para mucha gente y nos tomamos esa preocupación muy en serio«, ha declarado esta mañana Christine Lagarde, presidenta del BCE, en la ceremonia de relevo en la cúpula del Bundesbank alemán. «Pero la gente puede confiar en que nuestro compromiso con la estabilidad de precios es inquebrantable, lo cual es fundamental para el firme anclaje de las expectativas de inflación y para la confianza en la moneda», ha agregado.

Deja una respuesta