España se la juega contra Japón en su pase a octavos

Como era de esperar, el choque de titanes entre Alemania y España no defraudó. España salió al ataque. El control de la presión en campo rival y los robos, hicieron que los de Luis Enrique tuvieran más del 60% del balón durante la primera parte. En la segunda llegaron los dos goles del empate.
Los pases se sucedían y Unai Simón salvaba en el esférico en dos tiempos, ante la insistencia del defensa del Real Madrid, Rüdiger. El central alemán dio un buen susto en el minuto 39 con un testarazo que se estrelló dentro de la portería, pero en fuera de juego. El VAR lo dictaminó y anuló el gol. Los de Luis Enrique supieron entonces, que el combinado germánico era atómico y que no se pueden dar pasos paralelos en la defensa. La batalla táctica por el balón era clave y la Roja se fue al descanso con ganas de disputar la segunda parte.
Salieron al campo a robar la pelota, a jugarla, a meter el ansiado gol. Los nervios estaban a flor de piel. Unai Simón volvió a salvar la portería española en el minuto 51. Seguidamente, un buen placaje de Goretzka dejó en el suelo a Marco Asensio y Kimmich, lo intentó con Dani Olmo, al que clavó los tacos con un estilo impropio del combinado alemán.
El centro desde la banda izquierda de Alba, llegó hasta Morata y marcó el gol que España buscaba, por encima de las manos de Neuer. España se ilusionaba con las cuentas del Grupo E. Luis Enrique realizó entonces sus cambios y Asensio y Gavi dieron el relevo a Koke y Williams y el quipo volvió a rodar.
Unai Simón paraba con el brazo un balón del delantero del Bayern, Musiala, quien inició una jugada merecedora de ese gol, la oportunidad más clara de Alemania en la segunda parte ante casi 69.000 espectadores en el estadio Al Bayt. Alemania se veía fuera del Mundial y el combinado germánico sufría como nunca hasta que Füllkrug culminó encajándola en la portería de Simón. Alemania empataba a uno en el marcador a falta de seis minutos del tiempo reglamentario. España era incapaz de reorganizarse y las ocasiones de gol del conjunto alemán las pararon las manos de un Unai Simón sobresaliente. España ha perdido una clasificación inmediata a octavos. El partido de Costa Rica – Alemania será decisivo. España virtualmente está clasificada, aunque tiene que jugar su partido contra Japón. Seguimos con el sueño.

España se la juega contra Japón en su pase a octavos

Como era de esperar, el choque de titanes entre Alemania y España no defraudó. España salió al ataque. El control de la presión en campo rival y los robos, hicieron que los de Luis Enrique tuvieran más del 60% del balón durante la primera parte. En la segunda llegaron los dos goles del empate. Los pases se sucedían y Unai Simón salvaba en el esférico en dos tiempos, ante la insistencia del defensa del Real Madrid, Rüdiger. El central alemán dio un buen susto en el minuto 39 con un testarazo que se estrelló dentro de la portería, pero en fuera de juego. El VAR lo dictaminó y anuló el gol. Los de Luis Enrique supieron entonces, que el combinado germánico era atómico y que no se pueden dar pasos paralelos en la defensa. La batalla táctica por el balón era clave y la Roja se fue al descanso con ganas de disputar la segunda parte. Salieron al campo a robar la pelota, a jugarla, a meter el ansiado gol. Los nervios estaban a flor de piel. Unai Simón volvió a salvar la portería española en el minuto 51. Seguidamente, un buen placaje de Goretzka dejó en el suelo a Marco Asensio y Kimmich, lo intentó con Dani Olmo, al que clavó los tacos con un estilo impropio del combinado alemán. El centro desde la banda izquierda de Alba, llegó hasta Morata y marcó el gol que España buscaba, por encima de las manos de Neuer. España se ilusionaba con las cuentas del Grupo E. Luis Enrique realizó entonces sus cambios y Asensio y Gavi dieron el relevo a Koke y Williams y el quipo volvió a rodar. Unai Simón paraba con el brazo un balón del delantero del Bayern, Musiala, quien inició una jugada merecedora de ese gol, la oportunidad más clara de Alemania en la segunda parte ante casi 69.000 espectadores en el estadio Al Bayt. Alemania se veía fuera del Mundial y el combinado germánico sufría como nunca hasta que Füllkrug culminó encajándola en la portería de Simón. Alemania empataba a uno en el marcador a falta de seis minutos del tiempo reglamentario. España era incapaz de reorganizarse y las ocasiones de gol del conjunto alemán las pararon las manos de un Unai Simón sobresaliente. España ha perdido una clasificación inmediata a octavos. El partido de Costa Rica - Alemania será decisivo. España virtualmente está clasificada, aunque tiene que jugar su partido contra Japón. Seguimos con el sueño.

Como era de esperar, el choque de titanes entre Alemania y España no defraudó. España salió al ataque. El control de la presión en campo rival y los robos, hicieron que los de Luis Enrique tuvieran más del 60% del balón durante la primera parte. En la segunda llegaron los dos goles del empate.

Los pases se sucedían y Unai Simón salvaba en el esférico en dos tiempos, ante la insistencia del defensa del Real Madrid, Rüdiger. El central alemán dio un buen susto en el minuto 39 con un testarazo que se estrelló dentro de la portería, pero en fuera de juego. El VAR lo dictaminó y anuló el gol. Los de Luis Enrique supieron entonces, que el combinado germánico era atómico y que no se pueden dar pasos paralelos en la defensa. La batalla táctica por el balón era clave y la Roja se fue al descanso con ganas de disputar la segunda parte.

Salieron al campo a robar la pelota, a jugarla, a meter el ansiado gol. Los nervios estaban a flor de piel. Unai Simón volvió a salvar la portería española en el minuto 51. Seguidamente, un buen placaje de Goretzka dejó en el suelo a Marco Asensio y Kimmich, lo intentó con Dani Olmo, al que clavó los tacos con un estilo impropio del combinado alemán.

El centro desde la banda izquierda de Alba, llegó hasta Morata y marcó el gol que España buscaba, por encima de las manos de Neuer. España se ilusionaba con las cuentas del Grupo E. Luis Enrique realizó entonces sus cambios y Asensio y Gavi dieron el relevo a Koke y Williams y el quipo volvió a rodar.

Unai Simón paraba con el brazo un balón del delantero del Bayern, Musiala, quien inició una jugada merecedora de ese gol, la oportunidad más clara de Alemania en la segunda parte ante casi 69.000 espectadores en el estadio Al Bayt. Alemania se veía fuera del Mundial y el combinado germánico sufría como nunca hasta que Füllkrug culminó encajándola en la portería de Simón. Alemania empataba a uno en el marcador a falta de seis minutos del tiempo reglamentario. España era incapaz de reorganizarse y las ocasiones de gol del conjunto alemán las pararon las manos de un Unai Simón sobresaliente. España ha perdido una clasificación inmediata a octavos. El partido de Costa Rica – Alemania será decisivo. España virtualmente está clasificada, aunque tiene que jugar su partido contra Japón. Seguimos con el sueño.