Fin a la batalla judicial entre Doncic y su madre por el control de su marca personal

El litigio judicial entre Luka Doncic y su madre, Mirjam Poterbin, por el control de la marca personal del jugador ha llegado a su fin tras meses de batallas legales. El jugador esloveno de los Dallas Mavericks firmó durante el pasado Eurobasket 2022 una petición con la USPTO (Oficina de Marcas Comerciales y Patentes de Estados Unidos) para cancelar el registro de la marca Luka Doncic 7, que pertenecía a su progenitora.
Ambas partes han podido llegar a un acuerdo para limar sus asperezas en una disputa sin sentido entre familiares. La estrella de la NBA decidió dar por terminada su petición el pasado 5 de diciembre ante la USPTO, poniendo fin a la batalla judicial, y permitiendo que Poterbin siga a cargo de la gestión de la marca ‘Luka Doncic 7’.
En el pasado, Doncic había intentado desbloquear la situación por otros métodos, como registrar una marca alternativa con su nombre, ‘Luka Doncic’, pero no sirvió de nada, ya que la marca ‘Luka Doncic 7’ seguía existiendo. Por eso, el pasado septiembre tomó la decisión de luchar de forma más directa por ser dueño de su propia imagen. El escolta del club de Texas fue tajante al respecto con Marc Stein, insider de la NBA, hace unos meses: «Quiero continuar creciendo como jugador y persona y es importante recuperar el control de mi propia marca».
El origen del conflicto se remonta a noviembre de 2018, cuando él tenía 19 años, y le dio su consentimiento a su madre para registrar la marca comercial en enero de 2020. Mirjam Poterbin, madre de la estrella de la NBA, ha estado y seguirá estando al mando de la imagen y marca personal de su hijo como al principio, cuando apenas empezaba a cumplir el sueño de la mejor liga del mundo en su primera temporada.
Poterbin ha intentado ganar poder en este puesto en los últimos años, levantando las suspicacias de su propio hijo, pero la batalla judicial parece haber llegado a su fin. Doncic impuso un recurso contra su madre en un intento de obtener el control total de su nombre, marca, fundación benéfica y asuntos comerciales, ya que las marcas comerciales en conflicto impedían a Doncic tener plenos derechos para utilizar su propio nombre. Por suerte para él, parece que todo ha terminado.

Fin a la batalla judicial entre Doncic y su madre por el control de su marca personal

El litigio judicial entre Luka Doncic y su madre, Mirjam Poterbin, por el control de la marca personal del jugador ha llegado a su fin tras meses de batallas legales. El jugador esloveno de los Dallas Mavericks firmó durante el pasado Eurobasket 2022 una petición con la USPTO (Oficina de Marcas Comerciales y Patentes de Estados Unidos) para cancelar el registro de la marca Luka Doncic 7, que pertenecía a su progenitora. Ambas partes han podido llegar a un acuerdo para limar sus asperezas en una disputa sin sentido entre familiares. La estrella de la NBA decidió dar por terminada su petición el pasado 5 de diciembre ante la USPTO, poniendo fin a la batalla judicial, y permitiendo que Poterbin siga a cargo de la gestión de la marca 'Luka Doncic 7'. En el pasado, Doncic había intentado desbloquear la situación por otros métodos, como registrar una marca alternativa con su nombre, 'Luka Doncic', pero no sirvió de nada, ya que la marca 'Luka Doncic 7' seguía existiendo. Por eso, el pasado septiembre tomó la decisión de luchar de forma más directa por ser dueño de su propia imagen. El escolta del club de Texas fue tajante al respecto con Marc Stein, insider de la NBA, hace unos meses: "Quiero continuar creciendo como jugador y persona y es importante recuperar el control de mi propia marca". El origen del conflicto se remonta a noviembre de 2018, cuando él tenía 19 años, y le dio su consentimiento a su madre para registrar la marca comercial en enero de 2020. Mirjam Poterbin, madre de la estrella de la NBA, ha estado y seguirá estando al mando de la imagen y marca personal de su hijo como al principio, cuando apenas empezaba a cumplir el sueño de la mejor liga del mundo en su primera temporada. Poterbin ha intentado ganar poder en este puesto en los últimos años, levantando las suspicacias de su propio hijo, pero la batalla judicial parece haber llegado a su fin. Doncic impuso un recurso contra su madre en un intento de obtener el control total de su nombre, marca, fundación benéfica y asuntos comerciales, ya que las marcas comerciales en conflicto impedían a Doncic tener plenos derechos para utilizar su propio nombre. Por suerte para él, parece que todo ha terminado.

El litigio judicial entre Luka Doncic y su madre, Mirjam Poterbin, por el control de la marca personal del jugador ha llegado a su fin tras meses de batallas legales. El jugador esloveno de los Dallas Mavericks firmó durante el pasado Eurobasket 2022 una petición con la USPTO (Oficina de Marcas Comerciales y Patentes de Estados Unidos) para cancelar el registro de la marca Luka Doncic 7, que pertenecía a su progenitora.

Ambas partes han podido llegar a un acuerdo para limar sus asperezas en una disputa sin sentido entre familiares. La estrella de la NBA decidió dar por terminada su petición el pasado 5 de diciembre ante la USPTO, poniendo fin a la batalla judicial, y permitiendo que Poterbin siga a cargo de la gestión de la marca ‘Luka Doncic 7’.

En el pasado, Doncic había intentado desbloquear la situación por otros métodos, como registrar una marca alternativa con su nombre, ‘Luka Doncic’, pero no sirvió de nada, ya que la marca ‘Luka Doncic 7’ seguía existiendo. Por eso, el pasado septiembre tomó la decisión de luchar de forma más directa por ser dueño de su propia imagen. El escolta del club de Texas fue tajante al respecto con Marc Stein, insider de la NBA, hace unos meses: «Quiero continuar creciendo como jugador y persona y es importante recuperar el control de mi propia marca».

El origen del conflicto se remonta a noviembre de 2018, cuando él tenía 19 años, y le dio su consentimiento a su madre para registrar la marca comercial en enero de 2020. Mirjam Poterbin, madre de la estrella de la NBA, ha estado y seguirá estando al mando de la imagen y marca personal de su hijo como al principio, cuando apenas empezaba a cumplir el sueño de la mejor liga del mundo en su primera temporada.

Poterbin ha intentado ganar poder en este puesto en los últimos años, levantando las suspicacias de su propio hijo, pero la batalla judicial parece haber llegado a su fin. Doncic impuso un recurso contra su madre en un intento de obtener el control total de su nombre, marca, fundación benéfica y asuntos comerciales, ya que las marcas comerciales en conflicto impedían a Doncic tener plenos derechos para utilizar su propio nombre. Por suerte para él, parece que todo ha terminado.

Deja una respuesta