Gabriel Jesús, opción para la delantera del Real Madrid

El Real Madrid valora la llegada de Gabriel Jesús para la próxima temporada, delantero que ha sido ofrecido al conjunto blanco, pero antes tendrá que solucionar dos varios aspectos claves para que la operación salga adelante: la salida de otros jugadores y la nacionalización de alguno de los tres brasileños que ocupan plaza de extracomunitarios.
La llegada de Erling Haaland al Manchester City le abre la puerta a Gabriel Jesús, que sabe que con el delantero noruego sus minutos están más que complicados. Tampoco en el Real Madrid lo tendría fácil, pero la veteranía de Karim Benzema (34 años) le puede abrir las puertas de la titularidad en algunos partidos de la temporada –para dosificar al atacante francés– y también en el medio plazo.
En el conjunto blanco, se le considera un jugador ideal. A sus 25 años, el brasileño no ha explotado todavía todo su potencial, podría ser un recambio perfecto para Benzema y también podría jugar a su lado. Además, Gabriel Jesús acaba su contrato dentro de un año, en junio de 2023, lo que le puede valer tanto al delantero como al Real Madrid para hacer presión para que le deje salir durante el verano para sacar algo por él.
El gran problema está en que ahora mismo el equipo ya tiene cubiertas las tres plazas de extracomunitarios con Vinícius Jr, Rodrygo Goes y Éder Militao. Los tres están tramitando sus nacionalizaciones, pero estas no han llegado todavía. Hacerse con el jugador confiando en que alguna de ellas llegará antes de septiembre se antoja como demasiado arriesgado.
Si alguna de las tres llegara durante el verano, el siguiente obstáculo es el superávit que tiene el conjunto madridista en la posición de nueve. Luka Jovic y Mariano Díaz no cuentan apenas para Carlo Ancelotti, pero darles salida –a ellos y a sus altas fichas– sería imprescindible para que llegara otro delantero centro.
Eso sí, en el Real Madrid no hay prisa en incorporar un delantero. La prioridad en el club es tratar de cerrar la llegada de Aurélien Tchouaméni y la contratación de un atacante se decidirá durante el verano, dependiendo de las salidas, las oportunidades de mercado y de si se logran las nacionalizaciones pendientes.

Gabriel Jesús, opción para la delantera del Real Madrid

El Real Madrid valora la llegada de Gabriel Jesús para la próxima temporada, delantero que ha sido ofrecido al conjunto blanco, pero antes tendrá que solucionar dos varios aspectos claves para que la operación salga adelante: la salida de otros jugadores y la nacionalización de alguno de los tres brasileños que ocupan plaza de extracomunitarios. La llegada de Erling Haaland al Manchester City le abre la puerta a Gabriel Jesús, que sabe que con el delantero noruego sus minutos están más que complicados. Tampoco en el Real Madrid lo tendría fácil, pero la veteranía de Karim Benzema (34 años) le puede abrir las puertas de la titularidad en algunos partidos de la temporada –para dosificar al atacante francés– y también en el medio plazo. En el conjunto blanco, se le considera un jugador ideal. A sus 25 años, el brasileño no ha explotado todavía todo su potencial, podría ser un recambio perfecto para Benzema y también podría jugar a su lado. Además, Gabriel Jesús acaba su contrato dentro de un año, en junio de 2023, lo que le puede valer tanto al delantero como al Real Madrid para hacer presión para que le deje salir durante el verano para sacar algo por él. El gran problema está en que ahora mismo el equipo ya tiene cubiertas las tres plazas de extracomunitarios con Vinícius Jr, Rodrygo Goes y Éder Militao. Los tres están tramitando sus nacionalizaciones, pero estas no han llegado todavía. Hacerse con el jugador confiando en que alguna de ellas llegará antes de septiembre se antoja como demasiado arriesgado. Si alguna de las tres llegara durante el verano, el siguiente obstáculo es el superávit que tiene el conjunto madridista en la posición de nueve. Luka Jovic y Mariano Díaz no cuentan apenas para Carlo Ancelotti, pero darles salida –a ellos y a sus altas fichas– sería imprescindible para que llegara otro delantero centro. Eso sí, en el Real Madrid no hay prisa en incorporar un delantero. La prioridad en el club es tratar de cerrar la llegada de Aurélien Tchouaméni y la contratación de un atacante se decidirá durante el verano, dependiendo de las salidas, las oportunidades de mercado y de si se logran las nacionalizaciones pendientes.

El Real Madrid valora la llegada de Gabriel Jesús para la próxima temporada, delantero que ha sido ofrecido al conjunto blanco, pero antes tendrá que solucionar dos varios aspectos claves para que la operación salga adelante: la salida de otros jugadores y la nacionalización de alguno de los tres brasileños que ocupan plaza de extracomunitarios.

La llegada de Erling Haaland al Manchester City le abre la puerta a Gabriel Jesús, que sabe que con el delantero noruego sus minutos están más que complicados. Tampoco en el Real Madrid lo tendría fácil, pero la veteranía de Karim Benzema (34 años) le puede abrir las puertas de la titularidad en algunos partidos de la temporada –para dosificar al atacante francés– y también en el medio plazo.

En el conjunto blanco, se le considera un jugador ideal. A sus 25 años, el brasileño no ha explotado todavía todo su potencial, podría ser un recambio perfecto para Benzema y también podría jugar a su lado. Además, Gabriel Jesús acaba su contrato dentro de un año, en junio de 2023, lo que le puede valer tanto al delantero como al Real Madrid para hacer presión para que le deje salir durante el verano para sacar algo por él.

El gran problema está en que ahora mismo el equipo ya tiene cubiertas las tres plazas de extracomunitarios con Vinícius Jr, Rodrygo Goes y Éder Militao. Los tres están tramitando sus nacionalizaciones, pero estas no han llegado todavía. Hacerse con el jugador confiando en que alguna de ellas llegará antes de septiembre se antoja como demasiado arriesgado.

Si alguna de las tres llegara durante el verano, el siguiente obstáculo es el superávit que tiene el conjunto madridista en la posición de nueve. Luka Jovic y Mariano Díaz no cuentan apenas para Carlo Ancelotti, pero darles salida –a ellos y a sus altas fichas– sería imprescindible para que llegara otro delantero centro.

Eso sí, en el Real Madrid no hay prisa en incorporar un delantero. La prioridad en el club es tratar de cerrar la llegada de Aurélien Tchouaméni y la contratación de un atacante se decidirá durante el verano, dependiendo de las salidas, las oportunidades de mercado y de si se logran las nacionalizaciones pendientes.