Isco desvela una oferta del Celta antes de acabar en el Betis: "Me llamó Aspas, pero le dije que no podía, necesitaba descansar"

El futbolista malagueño habla con Valdano sobre el parón que tuvo antes de fichar por el equipo verdiblanco.

Isco desvela una oferta del Celta antes de acabar en el Betis: "Me llamó Aspas, pero le dije que no podía, necesitaba descansar"

El futbolista malagueño habla con Valdano sobre el parón que tuvo antes de fichar por el equipo verdiblanco.

Tras una dura etapa, Isco ha recuperado la sonrisa en el Real Betis. El malagueño está viviendo uno de sus mejores momentos como futbolista profesional siendo la batuta del equipo verdiblanco y alcanzando ya los seis goles y cinco asistencias. Sin embargo, antes de llegar hasta ahí pudo haber acabado en otros equipos.

El centrocampista tuvo varias ofertas después de su aventura en el Sevilla, tal y como ha desvelado en Universo Valdano. Una de ellas ya era conocida y procedía del Union Berlín, pero las cosas se torcieron cuando menos lo esperaba.

«Mientras pasaba el reconocimiento médico me dijeron que no me podían inscribir para la Europa League. Eso fue el motivo de más peso que me hizo tomar la decisión de no firmar. Luego cambiaron también unas cuantas cláusulas del contrato… Otra vez con las maletas para Sevilla», explica el futbolista.

En ese momento se dio cuenta de que debía hacer un alto en su camino e incluso rechazó una oferta también de la liga española: «El cambio y la necesidad de parar viene del viaje de vuelta de Berlín. A la vuelta recibo una oferta del Celta. Me llamó Iago Aspas y dije: ‘Es que no puedo. Necesito descansar. Necesito reciclar ideas, la mente… No puedo aceptar una oferta porque no considero que esté preparado para rendir sobre todo mentalmente porque físicamente estaba bien’. Ahí lo tuve claro».

En el mismo programa, Isco se sincera sobre su final en el Real Madrid: «No sé muy bien lo que pasó, nadie fue claro conmigo, quizás… Con Solari jugué un partido de Copa del Rey y luego minutos sueltos. Yo no sabía cómo estaba, si estaba bien o mal y bueno, me vine abajo».

«Al final el que más se arrepiente soy yo, te lo digo ahora que ha pasado mucho tiempo y que vuelvo a disfrutar del fútbol como un niño pequeño. Al final, en ese momento estaba peleado con todo el mundo, le echaba la culpa a otros y me sentía una víctima cuando no lo era», sentencia.