Joaquín presenta en ‘El hormiguero’ su ‘El novato’: «Me hubiera gustado ser actor porno, pero no doy la talla»

Joaquín presenta en ‘El hormiguero’ su ‘El novato’: «Me hubiera gustado ser actor porno, pero no doy la talla»

Joaquín Sánchez ya tiene trabajo cuando cuelgue las botas: va a presentar un nuevo programa de televisión, en Antena 3. «Lo mismo lo peto, que me tengo que ir de España». Se llamará El novato y se centrará en el futbolista intentando empezar con otras profesiones. 

«El programa va a ser muy divertido, con humor y alegría. Y que se sientan identificados conmigo», prometió. «Quiero seguir aprendiendo profesiones cuando deje el fútbol». Contará con «los mejores cocineros del mundo, pilotos… Gente muy top».

Entre risas le echó en cara a Pablo Motos que no tiene una foto de él. «Un tal Will Smith, un tal Sergio Ramos, un tal Marc Márquez«… «una de carnet en el cuarto de baño», aunque sea. Volviendo al programa, el presentador de El hormiguero le preguntó que si habrá algo sobre el tenis, por aquello de ‘Hulio’ y que no sabía ni coger una raqueta. «El tenis no podía faltar», prometió Joaquín. Sobre su profesión ideal si no hubiera sido futbolista, al astro bético le gustaría haber sido «bombero o actor porno, pero creo que no doy la talla», dijo entre risas.

Más serio se puso cuando habló de su retirada del fútbol. «Es difícil. Buscar el momento para retirarte de una profesión desde chiquitito, es complicado. La gente me dice que me retire en lo alto, pero te dan las ganas de seguir. Con 40 años no es que vea el momento, es que ya no huelo. Tomar la decisión es difícil porque yo tengo la ilusión, pero ya tengo menos minutos y cada vez te entrenas más y eso significa que… Cuando te entrenas bien y juegas poco, es que ya…», mediobromeó. 

Lo que echará de menos será sensitivo: «el olor de la hierba, ver a los compañeros… Voy a echar mucho de menos eso. Me acostaré pensando en el fútbol y no podré evitarlo», aseguró, antes de quitarle hierro entre risas: «Mi mujer ya está mirando trabajo en el periódico». 

A su mujer, con la que lleva 21 años, le dedicó unas bonitas palabras cuando recordó cómo empezó. «Me llevaba a otros pueblos lejos de Sevilla a tomar café, porque decía que los futbolistas tenían fama…», recordó. También habló de su suegra, cuyo primer contacto fue aguantar su interminable charla.

Tras presentar la promo del programa, contó el clásico chiste. No fue uno, sino fueron tres. 

Cuando entraron las hormigas, Joaquín confesó que alguna vez había tirado a dar en una falta con barrera, que en las celebraciones de gol ha habido lesionados («y alguno recibía alguna colleja») y que los insultos a los extrajeros los hace en español salvo si es italiano, y por enésima vez la anécdota de la fiesta de disfraces en casa de Benjamín y cómo les cazó Lopera. Acabó enseñando un pie, que tiene más o menos entero «porque nunca meto el pie».

La aparición de las populares ‘TikTokers’ Twin Melody propició que Joaquín se atreviese a hacer los últimos retos de la red social. Primero le intentaron enseñar a bailar, que le salió regular, y luego intentaron uno de lanzarse nata al aire e intentar cazarlo con la boca. A ellas les salió a la primera, y pese a las dudas iniciales, tanto a Motos como a Joaquín también.

Con lío porque no se le escuchaba bien, y después de varias llamadas, Joaquín y Pablo Motos regalaron los 3.000 euros en la tarjeta, donde tampoco faltaron las risas. El programa se remató fuera del estudio, con un espectáculo pirotécnico que presentó Marron, acabó la visita del bético.

Deja una respuesta