La estricta preparación de Alonso antes del Mundial 2023: bajo cero, sobre hielo, a más de 2600 metros de altitud…

Aún falta todavía más de un mes para que empiece la nueva temporada 2023 de Fórmula 1, y ni siquiera los nuevos monoplazas han sido presentados en sociedad. Sin embargo, hay un hombre insaciable que ya está pensando en nuevos retos, en nuevos récords, y que ha recuperado la ilusión por competir tras unos años de sensaciones agridulces. Mientras el resto espera, Fernando Alonso ya trabaja a fondo, concentrado al cien por cien en ‘La Misión’, para llegar mejor que nunca a su prometedor debut con Aston Martin.
En la fábrica de Silverstone están trabajando sin descanso para crear el mejor bólido posible para el bicampeón del mundo, y Alonso está correspondiendo al esfuerzo con más esfuerzo. Como el mismo piloto asturiano viene mostrando en los últimos días en sus redes sociales, se encuentra en la zona montañosa de Las Dolomitas, un conjunto de macizos montañosos pertenecientes a los Alpes italianos. Cualquiera podría pensar que está apurando sus vacaciones, pero nada más lejos de la realidad.
En lugar de eso, lo único que hace y que muestra Alonso al mundo son sus entrenamientos bajo la nieve, sobre el frío hielo transalpino, varios grados bajo cero, a más de 2.600 metros de altitud. Una disciplina de entrenamiento extrema, perfecta para preparar una de las temporadas más exigentes de su carrera a sus 41 años, que demuestra su dedicación casi enfermiza por la Fórmula 1. Nada mal para un tipo que lo ha logrado todo, que lo ha vivido todo, pero que mantiene la misma pasión de su debut con Minardi en la categoría reina del automovilismo hace 22 años.
En su perfil oficial de Instagram, se puede ver a Fernando Alonso realizando carrera continua y senderismo con esquís en un ambiente hostil, frío e inhóspito, pero siempre con una sonrisa, con la motivación propia de un piloto 20 años menor. Además, le acompañan en todo momento su preparador físico personal, Edo Bendinelli, y su fisioterapeuta, Fabrizio Borri. Vacaciones, las justas.
Por si fuera poco, a su ilusión por la nueva temporada en Aston Martin se le ha sumado la visita de su mejor socio en la Fórmula 1, Flavio Briatore. Junto al italiano, protagonizó los mejores momentos de su carrera y ganó los dos campeonatos consecutivos con Renault que jubilaron al mejor piloto de todos los tiempo, Michael Schumacher. Una visita estratégica para conversar, analizar, planear, y retrotraerse a sus orígenes para encontrar ese extra que le permita competir como siempre ha sido capaz, y como (casi) nunca le han permitido.
A la exigente preparación en alta montaña, con la falta de oxígeno que ello conlleva además, suma también un exhaustivo entrenamiento de gimnasio para acondicionar su cuerpo de la mejor manera posible antes de volver a manejar un monoplaza. El 13 de febrero, su nuevo AMR23 será presentado en público, y la pretemporada oficial tendrá lugar en Bahréin, del 23 al 25 del mismo mes, apenas unos días antes del inicio del Mundial. Para entonces, Fernando Alonso trabaja incansablemente, para llegar en las mejores condiciones de su carrera.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial)

La estricta preparación de Alonso antes del Mundial 2023: bajo cero, sobre hielo, a más de 2600 metros de altitud…

Aún falta todavía más de un mes para que empiece la nueva temporada 2023 de Fórmula 1, y ni siquiera los nuevos monoplazas han sido presentados en sociedad. Sin embargo, hay un hombre insaciable que ya está pensando en nuevos retos, en nuevos récords, y que ha recuperado la ilusión por competir tras unos años de sensaciones agridulces. Mientras el resto espera, Fernando Alonso ya trabaja a fondo, concentrado al cien por cien en 'La Misión', para llegar mejor que nunca a su prometedor debut con Aston Martin. En la fábrica de Silverstone están trabajando sin descanso para crear el mejor bólido posible para el bicampeón del mundo, y Alonso está correspondiendo al esfuerzo con más esfuerzo. Como el mismo piloto asturiano viene mostrando en los últimos días en sus redes sociales, se encuentra en la zona montañosa de Las Dolomitas, un conjunto de macizos montañosos pertenecientes a los Alpes italianos. Cualquiera podría pensar que está apurando sus vacaciones, pero nada más lejos de la realidad. En lugar de eso, lo único que hace y que muestra Alonso al mundo son sus entrenamientos bajo la nieve, sobre el frío hielo transalpino, varios grados bajo cero, a más de 2.600 metros de altitud. Una disciplina de entrenamiento extrema, perfecta para preparar una de las temporadas más exigentes de su carrera a sus 41 años, que demuestra su dedicación casi enfermiza por la Fórmula 1. Nada mal para un tipo que lo ha logrado todo, que lo ha vivido todo, pero que mantiene la misma pasión de su debut con Minardi en la categoría reina del automovilismo hace 22 años. En su perfil oficial de Instagram, se puede ver a Fernando Alonso realizando carrera continua y senderismo con esquís en un ambiente hostil, frío e inhóspito, pero siempre con una sonrisa, con la motivación propia de un piloto 20 años menor. Además, le acompañan en todo momento su preparador físico personal, Edo Bendinelli, y su fisioterapeuta, Fabrizio Borri. Vacaciones, las justas. Por si fuera poco, a su ilusión por la nueva temporada en Aston Martin se le ha sumado la visita de su mejor socio en la Fórmula 1, Flavio Briatore. Junto al italiano, protagonizó los mejores momentos de su carrera y ganó los dos campeonatos consecutivos con Renault que jubilaron al mejor piloto de todos los tiempo, Michael Schumacher. Una visita estratégica para conversar, analizar, planear, y retrotraerse a sus orígenes para encontrar ese extra que le permita competir como siempre ha sido capaz, y como (casi) nunca le han permitido. A la exigente preparación en alta montaña, con la falta de oxígeno que ello conlleva además, suma también un exhaustivo entrenamiento de gimnasio para acondicionar su cuerpo de la mejor manera posible antes de volver a manejar un monoplaza. El 13 de febrero, su nuevo AMR23 será presentado en público, y la pretemporada oficial tendrá lugar en Bahréin, del 23 al 25 del mismo mes, apenas unos días antes del inicio del Mundial. Para entonces, Fernando Alonso trabaja incansablemente, para llegar en las mejores condiciones de su carrera. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial)

Aún falta todavía más de un mes para que empiece la nueva temporada 2023 de Fórmula 1, y ni siquiera los nuevos monoplazas han sido presentados en sociedad. Sin embargo, hay un hombre insaciable que ya está pensando en nuevos retos, en nuevos récords, y que ha recuperado la ilusión por competir tras unos años de sensaciones agridulces. Mientras el resto espera, Fernando Alonso ya trabaja a fondo, concentrado al cien por cien en ‘La Misión’, para llegar mejor que nunca a su prometedor debut con Aston Martin.

En la fábrica de Silverstone están trabajando sin descanso para crear el mejor bólido posible para el bicampeón del mundo, y Alonso está correspondiendo al esfuerzo con más esfuerzo. Como el mismo piloto asturiano viene mostrando en los últimos días en sus redes sociales, se encuentra en la zona montañosa de Las Dolomitas, un conjunto de macizos montañosos pertenecientes a los Alpes italianos. Cualquiera podría pensar que está apurando sus vacaciones, pero nada más lejos de la realidad.

En lugar de eso, lo único que hace y que muestra Alonso al mundo son sus entrenamientos bajo la nieve, sobre el frío hielo transalpino, varios grados bajo cero, a más de 2.600 metros de altitud. Una disciplina de entrenamiento extrema, perfecta para preparar una de las temporadas más exigentes de su carrera a sus 41 años, que demuestra su dedicación casi enfermiza por la Fórmula 1. Nada mal para un tipo que lo ha logrado todo, que lo ha vivido todo, pero que mantiene la misma pasión de su debut con Minardi en la categoría reina del automovilismo hace 22 años.

En su perfil oficial de Instagram, se puede ver a Fernando Alonso realizando carrera continua y senderismo con esquís en un ambiente hostil, frío e inhóspito, pero siempre con una sonrisa, con la motivación propia de un piloto 20 años menor. Además, le acompañan en todo momento su preparador físico personal, Edo Bendinelli, y su fisioterapeuta, Fabrizio Borri. Vacaciones, las justas.

Por si fuera poco, a su ilusión por la nueva temporada en Aston Martin se le ha sumado la visita de su mejor socio en la Fórmula 1, Flavio Briatore. Junto al italiano, protagonizó los mejores momentos de su carrera y ganó los dos campeonatos consecutivos con Renault que jubilaron al mejor piloto de todos los tiempo, Michael Schumacher. Una visita estratégica para conversar, analizar, planear, y retrotraerse a sus orígenes para encontrar ese extra que le permita competir como siempre ha sido capaz, y como (casi) nunca le han permitido.

A la exigente preparación en alta montaña, con la falta de oxígeno que ello conlleva además, suma también un exhaustivo entrenamiento de gimnasio para acondicionar su cuerpo de la mejor manera posible antes de volver a manejar un monoplaza. El 13 de febrero, su nuevo AMR23 será presentado en público, y la pretemporada oficial tendrá lugar en Bahréin, del 23 al 25 del mismo mes, apenas unos días antes del inicio del Mundial. Para entonces, Fernando Alonso trabaja incansablemente, para llegar en las mejores condiciones de su carrera.

Deja una respuesta