La Federación italiana de Gimnasia mantiene a Maccarani como entrenadora pese a las acusaciones de malos tratos

La Federación Italiana de Gimnasia (FIG) mantendrá a Emanuela Maccarani como seleccionadora nacional de rítmica pese a las acusaciones de malos tratos formuladas en los últimos meses por jóvenes gimnastas del equipo, aunque la ha relevado del cargo de directora técnica que también ostentaba.
Gherardo Tecchi, presidente de la FIG, tomó este jueves la decisión de asumir él mismo el cargo de director técnico de las ‘Farfalle’ (Mariposas) de manera provisional y confiar en Maccarani, investigada por la justicia deportiva, para el puesto de entrenadora.
«Es mi decisión después de haber escuchado también al presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI, por sus siglas en italiano) Giovanni Malagó y a la junta directiva. Seguirá entrenando al equipo porque no nos parece correcto ser nosotros los jueces», dijo Tecchi.
«Para Emanuela es una reducción, pero también le permitirá defenderse mejor», añadió.
La decisión de Tecchi se sustenta en la estabilidad del proyecto deportivo, ya que las gimnastas tiene que lograr la clasificación para los próximos Juegos Olímpicos de 2024.
«Su tarea es llevar al equipo nacional a los Juegos Olímpicos. Tienen todavía que clasificarse y deben permanecer tranquilas. Esta elección salvaguarda el proyecto técnico», explicó.
Por su parte, Maccarani, cuyo contrato finalizó el pasado 31 de diciembre, acató la decisión de la federación de relevarla del puesto de directora técnica.
«Las chicas de la selección se han visto especialmente afectadas, pero me atendré a las decisiones del consejo federal, dado el respeto que tengo por las instituciones para las que trabajo», declaró a la agencia italiana ANSA.
«Tecchi me llamó y se mostró satisfecho con la solución que había surgido porque, tras un análisis en profundidad, se comprobó que el entorno es saludable y que en él se practica deporte de alto nivel con gente que está bien», desveló la exgimnasta.
Maccarani recibió, el pasado 4 de enero, junto a su ayudante Olga Tishina, una notificación para ser juzgada por la justicia deportiva en el marco las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía de la FGI por someter a vejaciones y malos tratos psicológicos a las integrantes del equipo nacional que entrenaba.
Todo el escándalo se desató con las declaraciones de las italianas Nina Corradini y Anna Basta -entre otras- a finales del pasado año, dos jóvenes gimnastas que relataron el calvario y las humillaciones que vivieron durante sus entrenamientos.
Tecchi, como director técnico provisional, tendrá que formalizar el nombramiento de Maccarani y Tishina como entrenadoras en el próximo consejo federal de la FIG, previsto para el 2 de febrero.

La Federación italiana de Gimnasia mantiene a Maccarani como entrenadora pese a las acusaciones de malos tratos

La Federación Italiana de Gimnasia (FIG) mantendrá a Emanuela Maccarani como seleccionadora nacional de rítmica pese a las acusaciones de malos tratos formuladas en los últimos meses por jóvenes gimnastas del equipo, aunque la ha relevado del cargo de directora técnica que también ostentaba. Gherardo Tecchi, presidente de la FIG, tomó este jueves la decisión de asumir él mismo el cargo de director técnico de las 'Farfalle' (Mariposas) de manera provisional y confiar en Maccarani, investigada por la justicia deportiva, para el puesto de entrenadora. "Es mi decisión después de haber escuchado también al presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI, por sus siglas en italiano) Giovanni Malagó y a la junta directiva. Seguirá entrenando al equipo porque no nos parece correcto ser nosotros los jueces", dijo Tecchi. "Para Emanuela es una reducción, pero también le permitirá defenderse mejor", añadió. La decisión de Tecchi se sustenta en la estabilidad del proyecto deportivo, ya que las gimnastas tiene que lograr la clasificación para los próximos Juegos Olímpicos de 2024. "Su tarea es llevar al equipo nacional a los Juegos Olímpicos. Tienen todavía que clasificarse y deben permanecer tranquilas. Esta elección salvaguarda el proyecto técnico", explicó. Por su parte, Maccarani, cuyo contrato finalizó el pasado 31 de diciembre, acató la decisión de la federación de relevarla del puesto de directora técnica. "Las chicas de la selección se han visto especialmente afectadas, pero me atendré a las decisiones del consejo federal, dado el respeto que tengo por las instituciones para las que trabajo", declaró a la agencia italiana ANSA. "Tecchi me llamó y se mostró satisfecho con la solución que había surgido porque, tras un análisis en profundidad, se comprobó que el entorno es saludable y que en él se practica deporte de alto nivel con gente que está bien", desveló la exgimnasta. Maccarani recibió, el pasado 4 de enero, junto a su ayudante Olga Tishina, una notificación para ser juzgada por la justicia deportiva en el marco las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía de la FGI por someter a vejaciones y malos tratos psicológicos a las integrantes del equipo nacional que entrenaba. Todo el escándalo se desató con las declaraciones de las italianas Nina Corradini y Anna Basta -entre otras- a finales del pasado año, dos jóvenes gimnastas que relataron el calvario y las humillaciones que vivieron durante sus entrenamientos. Tecchi, como director técnico provisional, tendrá que formalizar el nombramiento de Maccarani y Tishina como entrenadoras en el próximo consejo federal de la FIG, previsto para el 2 de febrero.

La Federación Italiana de Gimnasia (FIG) mantendrá a Emanuela Maccarani como seleccionadora nacional de rítmica pese a las acusaciones de malos tratos formuladas en los últimos meses por jóvenes gimnastas del equipo, aunque la ha relevado del cargo de directora técnica que también ostentaba.

Gherardo Tecchi, presidente de la FIG, tomó este jueves la decisión de asumir él mismo el cargo de director técnico de las ‘Farfalle’ (Mariposas) de manera provisional y confiar en Maccarani, investigada por la justicia deportiva, para el puesto de entrenadora.

«Es mi decisión después de haber escuchado también al presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI, por sus siglas en italiano) Giovanni Malagó y a la junta directiva. Seguirá entrenando al equipo porque no nos parece correcto ser nosotros los jueces», dijo Tecchi.

«Para Emanuela es una reducción, pero también le permitirá defenderse mejor«, añadió.

La decisión de Tecchi se sustenta en la estabilidad del proyecto deportivo, ya que las gimnastas tiene que lograr la clasificación para los próximos Juegos Olímpicos de 2024.

«Su tarea es llevar al equipo nacional a los Juegos Olímpicos. Tienen todavía que clasificarse y deben permanecer tranquilas. Esta elección salvaguarda el proyecto técnico«, explicó.

Por su parte, Maccarani, cuyo contrato finalizó el pasado 31 de diciembre, acató la decisión de la federación de relevarla del puesto de directora técnica.

«Las chicas de la selección se han visto especialmente afectadas, pero me atendré a las decisiones del consejo federal, dado el respeto que tengo por las instituciones para las que trabajo», declaró a la agencia italiana ANSA.

«Tecchi me llamó y se mostró satisfecho con la solución que había surgido porque, tras un análisis en profundidad, se comprobó que el entorno es saludable y que en él se practica deporte de alto nivel con gente que está bien«, desveló la exgimnasta.

Maccarani recibió, el pasado 4 de enero, junto a su ayudante Olga Tishina, una notificación para ser juzgada por la justicia deportiva en el marco las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía de la FGI por someter a vejaciones y malos tratos psicológicos a las integrantes del equipo nacional que entrenaba.

Todo el escándalo se desató con las declaraciones de las italianas Nina Corradini y Anna Basta -entre otras- a finales del pasado año, dos jóvenes gimnastas que relataron el calvario y las humillaciones que vivieron durante sus entrenamientos.

Tecchi, como director técnico provisional, tendrá que formalizar el nombramiento de Maccarani y Tishina como entrenadoras en el próximo consejo federal de la FIG, previsto para el 2 de febrero.

Deja una respuesta