La hostelería rechaza medidas más restrictivas ante el aumento de contagios, como planea Sanidad

La hostelería rechaza medidas más restrictivas ante el aumento de contagios, como planea Sanidad

El sector de la hostelería ha rechazado la posibilidad de que, como planea el Ministerio de Sanidad, vuelva a restringirse la actividad de bares y restaurantes ante el aumento de los contagios de Covid en nuestro país. «No es entendeible un semáforo sanitario mucho más restrictivo que el existente hace un año», señala Hostelería de España, asociación que agrupaba a los más de 300.000 locales del sector que había antes de la pandemia.

La Comisión de Salud Pública discute este martes los matices de un nuevo documento de guía de medidas para controlar el Covid en esta nueva etapa, el llamado semáforo Covid.

El documento establece, por ejemplo, limitaciones de aforo en hostelería y restauración en los niveles 1 y 2, y también para el ocio nocturno e incluso volver a limitaciones en mesas y de horario en zonas con más incidencia de contagios.

Los hosteleros no quieren volver a una situación ni parecida a la del año pasado, sobre todo a las puertas de una campaña de Navidad que prometía ser buena. Hay que recordar que las pasadas fiestas estuvieron marcadas por las limitaciones de aforo y prácticamente no se pudieron celebrar cenas de Navidad en establecimientos, pues las mesas estaban limitadas a seis personas.

Ahora, sin embargo, con más de un 89% de la población vacunada, el sector cree que estas medidas suponen «volver a situar la hostelería como el foco de los contagios» y «criminalizar» a los empresarios. Dicen, además, que la experiencia del año pasado «demostró que la restricción en los establecimientos hosteleros avoca a un aumento de consumo en espacios privados», con más riesgo de contagio, según denuncian.

«Si estas restricciones acaban poniéndose en marcha, serán necesarias indemnizaciones para los hosteleros que vienen encadenando pérdidas irreparables que afectan a sus ingresos y pone en riesgo puestos de trabajo», lamentan en un comunicado.

Para el ocio nocturno es peor, pues los negocios han estado cerrados prácticamente lo que llevamos de pandemia y abrieron a finales de verano.

El sector no ve viable la implantación del pasaporte Covid para poder entrar en los locales, como hacen otros países como Francia, por las dificultades que habría para poner control en las puertas de los establecimentos (en Francia lo hace el propio camarero) y la brecha digital a determinadas edades.

Además, denuncian que aún no se ha regulado su uso en este sentido. En teoría, el pasaporte Covid (documento que acredita que el usuario está vacunado o tiene un test PCR negativo) se creó para facilitar la movilidad entre países dentro de la UE. Era, por tanto, una herramienta para viajar, para agilizar los controles en puertos y aeropuertos.

Algunos países, como Francia, lo empezaron a usar en otros ámbitos para obligar a la gente a vacunarse, pero el sector turístico (hoteles, hosteleros…) han descartado siempre su uso argumentando que España es el país con la tasa de vacunación más alta de la UE.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta