La Policía eleva a cinco las víctimas del entrenador acusado de abusos sexuales a menores en Huelva

La Policía Nacional ha elevado a cinco las menores de edad, de entre 14 y 16 años, presuntamente víctimas de las agresiones y abusos sexuales del entrenador de fútbol infantil en Huelva que este jueves ingresó en prisión por estos hechos, y mantiene abierta la investigación al no descartarse que pueda haber más.
Según ha informado este viernes la Policía Nacional en un comunicado, el acusado, de 62 años, se valía de su condición de entrenador de fútbol base femenino para tener acceso a las menores, produciéndose estos hechos desde 2017.
El detenido, con una trayectoria de cerca de 30 años ligado al mundo del fútbol, obligaba a las víctimas a despojarse de la ropa interior para poder darles «masajes», sin los que, desde su posición de entrenador, no podrían volver a jugar en el equipo.
Varias de estas prendas de ropa interior eran arrebatadas a las menores para ser guardadas por el agresor entre sus pertenencias personales.
También bajo diversas excusas, el arrestado accedía a los vestuarios y duchas para observar a las jugadoras y les regalaba prendas de ropa buscando que se desvistieran en su presencia.
Para llevar a cabo las agresiones sexuales y poder estar a solas con las menores se valía de un almacén usado para guardar el material deportivo del equipo y se ofrecía a costear el precio de la habitación de hotel en los desplazamientos si las menores compartían la misma con él.
En un principio, se identificaron cuatro víctimas, a la que ahora se suma una quinta. Las pesquisas continúan y los investigadores animan a cualquier otra persona que haya podido sufrir hechos de similares características a que presente denuncia en comisaría.
El detenido pasó a disposición judicial este jueves decretando el juez su ingreso en prisión por un delito de agresión sexual y otros tres de agresión sexual y prevalimiento.

La Policía eleva a cinco las víctimas del entrenador acusado de abusos sexuales a menores en Huelva

La Policía Nacional ha elevado a cinco las menores de edad, de entre 14 y 16 años, presuntamente víctimas de las agresiones y abusos sexuales del entrenador de fútbol infantil en Huelva que este jueves ingresó en prisión por estos hechos, y mantiene abierta la investigación al no descartarse que pueda haber más. Según ha informado este viernes la Policía Nacional en un comunicado, el acusado, de 62 años, se valía de su condición de entrenador de fútbol base femenino para tener acceso a las menores, produciéndose estos hechos desde 2017. El detenido, con una trayectoria de cerca de 30 años ligado al mundo del fútbol, obligaba a las víctimas a despojarse de la ropa interior para poder darles "masajes", sin los que, desde su posición de entrenador, no podrían volver a jugar en el equipo. Varias de estas prendas de ropa interior eran arrebatadas a las menores para ser guardadas por el agresor entre sus pertenencias personales. También bajo diversas excusas, el arrestado accedía a los vestuarios y duchas para observar a las jugadoras y les regalaba prendas de ropa buscando que se desvistieran en su presencia. Para llevar a cabo las agresiones sexuales y poder estar a solas con las menores se valía de un almacén usado para guardar el material deportivo del equipo y se ofrecía a costear el precio de la habitación de hotel en los desplazamientos si las menores compartían la misma con él. En un principio, se identificaron cuatro víctimas, a la que ahora se suma una quinta. Las pesquisas continúan y los investigadores animan a cualquier otra persona que haya podido sufrir hechos de similares características a que presente denuncia en comisaría. El detenido pasó a disposición judicial este jueves decretando el juez su ingreso en prisión por un delito de agresión sexual y otros tres de agresión sexual y prevalimiento.

La Policía Nacional ha elevado a cinco las menores de edad, de entre 14 y 16 años, presuntamente víctimas de las agresiones y abusos sexuales del entrenador de fútbol infantil en Huelva que este jueves ingresó en prisión por estos hechos, y mantiene abierta la investigación al no descartarse que pueda haber más.

Según ha informado este viernes la Policía Nacional en un comunicado, el acusado, de 62 años, se valía de su condición de entrenador de fútbol base femenino para tener acceso a las menores, produciéndose estos hechos desde 2017.

El detenido, con una trayectoria de cerca de 30 años ligado al mundo del fútbol, obligaba a las víctimas a despojarse de la ropa interior para poder darles «masajes», sin los que, desde su posición de entrenador, no podrían volver a jugar en el equipo.

Varias de estas prendas de ropa interior eran arrebatadas a las menores para ser guardadas por el agresor entre sus pertenencias personales.

También bajo diversas excusas, el arrestado accedía a los vestuarios y duchas para observar a las jugadoras y les regalaba prendas de ropa buscando que se desvistieran en su presencia.

Para llevar a cabo las agresiones sexuales y poder estar a solas con las menores se valía de un almacén usado para guardar el material deportivo del equipo y se ofrecía a costear el precio de la habitación de hotel en los desplazamientos si las menores compartían la misma con él.

En un principio, se identificaron cuatro víctimas, a la que ahora se suma una quinta. Las pesquisas continúan y los investigadores animan a cualquier otra persona que haya podido sufrir hechos de similares características a que presente denuncia en comisaría.

El detenido pasó a disposición judicial este jueves decretando el juez su ingreso en prisión por un delito de agresión sexual y otros tres de agresión sexual y prevalimiento.

Deja una respuesta