La radio de Alonso en Canadá que muestra su hartazgo con las chapuzas de Alpine: «Increíble, increíble»

Aunque el relato oficial apunta a un fallo en el KERS y a la mala suerte, la gestión estratégica de Alpine en el GP de Canadá no estuvo, ni mucho menos, a la altura de la exigencia que obligaba el buen resultado de Alonso en la clasificación del sábado.

La radio de Alonso en Canadá que muestra su hartazgo con las chapuzas de Alpine: «Increíble, increíble»

Aunque el relato oficial apunta a un fallo en el KERS y a la mala suerte, la gestión estratégica de Alpine en el GP de Canadá no estuvo, ni mucho menos, a la altura de la exigencia que obligaba el buen resultado de Alonso en la clasificación del sábado.

Aunque el discurso oficial que emprendió Fernando Alonso tras la decepcionante disputa del GP de Canadá fue que la mala suerte se había cebado con ellos, Alpine volvió a fallarle. Tanto en términos de fiabilidad por ese problema con el KERS que le hacía perder tiempo como por una pésima estrategia de carrera que le dejó vendido en el peor momento posible.

El enfado y la frustración con la que Alonso acabó la carrera no es nada si se compara con lo que vivió durante la misma. Así queda claro en los mensajes de radio que le dedicó a su equipo, y en concreto a su ingeniero de pista Karen Loos.

En los cortes de radio seleccionados por DAZN para explicar cómo fue la carrera, se detecta claramente cómo el enfado de Alonso crece por momentos.

Cuando empieza a perder tiempo en torno a la vuelta 20 y le informan de que ya había perdido la oportunidad de hacer una parada en boxes a tiempo, y que saldría justo por delante de Esteban Ocon en quinta plaza, el piloto se niega a gritos: «¡Perderemos mucho tiempo! ¡Perderemos mucho tiempo con estos coches! Así que piénsatelo».

Así fue la radio de Fernando Alonso con su ingeniero tras verse obligado a parar con bandera verde 💬

«Increíble. Increíble.»@alo_oficial no se lo podía creer… 😪 pic.twitter.com/VycOmrbjLL

— DAZN España (@DAZN_ES) June 21, 2022

Aún así, entró a cambiar a neumáticos duros… y tal como preveía Alonso, fue aún peor: salió séptimo, muy por detrás de su propio compañero, de un Charles Leclerc que no había parado y justo delante de un Valltteri Bottas sobre el que tuvo que realizar al final una estrategia defensiva casi kamikaze para evitar que le adelantara.

«Increíble, increíble», se lamentaba.

El nuevo fallo de Alpine a la hora de plantear la carrera le dejó vendido mucho antes de que el fallo de fiabilidad se hiciera patente. De haber hecho las paradas en boxes cuando se debía (por ejemplo, igualando la estrategia de Verstappen o del propio Carlos Sainz, con quien compartió un buen rato de la carrera), quizá la pérdida de posiciones no hubiera sido tan grande.

Alpine volvió a fallar a Alonso

Deja una respuesta