Las confesiones del médico que encontró muerto a Maradona: «Tenía el sudor de quien lleva horas sin vida»

Las confesiones del médico que encontró muerto a Maradona: «Tenía el sudor de quien lleva horas sin vida»

El 25 de noviembre de 2020 quedará marcado para siempre como el día que murió Diego Armando Maradona, posiblemente el futbolista más extremo de la historia en casi todas sus vertientes. Ni su vida ni su muerte fueron sencillas, y aún hay muchas dudas sobre cómo fueron sus últimos momentos.

Esos son precisamente los protagonistas del podcastLos últimas días de Maradona‘, una producción de Spotify que se estrena a dos días del primer aniversario de la muerte del ’10’. En seis capítulos, Jorge Valdano, compañero de Diego en la selección argentina que se proclamó campeona del  mundo en México’86 (fue quien cogió el balón de la red tras el mejor gol de la historia), es el encargado de narrar cómo fueron esos convulsos días.

El primer capítulo empieza fuerte: con el testimonio del médico de urgencias que atestiguó la muerte de Maradona.

«Era un miércoles cualquiera. Me levanto y desayuno con los chicos y mi familia». Así comienza a recordar Colin Campbell, cirujano de profesión, aquel 25 de noviembre. Él vivía a unos pocos metros de la casa de Maradona, y tiene grabado a fuego hasta la hora a la que recibió la llamada de un miembro de seguridad del barrio de San Andrés, en la región bonaerense de Tigres.

“Ché, Colin, ¿te puedes acercar a la casa de Maradona? Parece que está descompensado…”, recuerda. “En dos segundos me puse los zapatos, avisé a mi mujer en dos palabras y cogí el teléfono, el tensiómetro y el estetoscopio”. No sabía lo que se iba a encontrar.

Lo primero que vio el médico fue una casa que ya ha sido objeto de mucho debate. “Cuando ingreso en la casa, automáticamente me llevan a la habitación que estaba al lado de la cocina, que realmente es el ‘playroom’ (sala de juegos) de la casa”. La sala sorprendió mucho a Campbell por su disposición: las ventanas estaban tapiadas y la habitación de Maradona, donde dormía, solo estaba separada del resto de la estancia por un biombo.

La voz de Valdano en el podcast relata la disposición de los muebles: un sillón de masajes a la izquierda, un baño portátil a la derecha y en el centro una cama enorme: ahí murió Maradona. Aunque, en ese momento, Colin Campbell no sabía que el hombre más importante de la historia de Argentina (o uno de los tres más relevantes al menos) yacía ante él sin vida.


SportYou

“En la cama estaba Diego. Estaba acostado, sobre el lado derecho de la cama, con la cabeza contra el ventanal y los pies en donde tenían que estar como cualquier persona durmiendo. Parecía que estaba durmiendo”, se encontró Campbell. En la estancia, el asistente personal de Maradona notablemente nervioso daba paseos, hablando por teléfono, con la cocinera al lado de la cama “totalmente fuera de sí”, narra Valdano.

“Estaba haciéndole la respiración boca a boca y la enfermera haciéndole masaje cardiaco. A los pies estaba Cosachov, la psiquiatra de Diego«, cuenta Campbell, antes de revivir, casi como si fuera en directo, los instantes en los que constató que estaba tocando el cadáver de Maradona.

“Me acerco a tomarle los signos vitales, y al tocarlo tenía un sudor frío característico de una persona que estaba sin vida más de dos o tres horas. Intenté tomarle los signos vitales, escuchar con el estetoscopio, utilicé el tensiómetro… pero no se podía encontrar ningún signo vital«, recuerda el médico. Ahí fue cuando En ese momento, cuando vi a la enfermera, que la tenía a 15 centímetros de mi cara, no hizo falta decir nada. Fue una mirada y entre los dos hicimos como… no está más”. 

Apenas habían pasado cinco minutos desde que Campbell había entrado en la casa, pero para él fueron horas. Casi sin darse cuenta, estaba rodeado de otros médicos que habían llegado a la casa en ese impás. Hasta siete ambulancias se agolparon en los alrededores de la casa. Maradona había muerto y comenzaba una nueva fase: el juicio (en el que fragmentos de este podcast serán cruciales) para conocer las circunstancias que rodearon esos últimos días del 10.

Deja una respuesta