Las Navidades más amargas para Alexia Putellas: al quirófano con la renovación en 'stand-by' y en el foco de todas las miradas

El futuro de la jugadora del FC Barcelona sigue en el aire mientras otras futbolistas crecen más en popularidad.

Las Navidades más amargas para Alexia Putellas: al quirófano con la renovación en 'stand-by' y en el foco de todas las miradas

El futuro de la jugadora del FC Barcelona sigue en el aire mientras otras futbolistas crecen más en popularidad.

Los peores presagios sobre Alexia Putellas se confirman a tan solo unos días de finalizar el 2023. La dos veces Balón de Oro volverá a pasar por quirófano para salir de dudas de las molestias que arrastra en su rodilla izquierda, por las que no juega desde noviembre.

Tal y como ha anunciado el FC Barcelona este martes, la centrocampista «se someterá este miércoles 27 de diciembre a una artroscopia de revisión de su rodilla izquierda».

El pasado 14 de noviembre, Alexia chocó con una jugadora del Benfica y tuvo que retirarse al descanso, después de regresar al terreno de juego con visibles gestos de dolor. En un principio las pruebas médicas descartaron una lesión grave, pero desde entonces la futbolista culé no ha vuelto a jugar.

Pocos detalles más han trascendido, pero lo que está claro es que es un nuevo palo para Alexia Putellas en una dura temporada para ella por las lesiones, después de que su infierno comenzará en julio de 2022, cuando se preparaba para disputar la Eurocopa de Inglaterra.

La centrocampista se encontraba entrenando con la selección española cuando se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, lo que supuso un duro varapalo para el combinado nacional y para ella, que llegaba como la gran líder del equipo.

Putellas se vio obligada a pasar por quirófano y enfrentarse a un largo proceso de recuperación. Diez meses después, el 30 de abril de este año, Alexia regresó a los terrenos de juego, justo cuando el FC Barcelona se proclamó campeón de la Liga F tras ganar al Sporting de Huelva.

La catalana se perdió prácticamente toda la temporada por esa lesión del cruzado. Tan solo pudo aparecer en el final de la campaña, en el momento más decisivo, cuando el club blaugrana ganó tanto la competición nacional como la Champions.

Desde su regreso, parecía que Alexia Putellas había recuperado la sonrisa. Pudo participar en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda alzándose como campeona y en el FC Barcelona volvió a la titularidad en el primer tramo de la temporada, hasta que esas molestias aparecieron en su rodilla izquierda. Ahora, esta artroscopia «de revisión» pude estropear el fin de un año un tanto complicado para la futbolista.

Su renovación, en el aire

La situación física de Alexia Putellas pone aún más en ‘stand-by’ las negociaciones de renovación con el FC Barcelona. Cada vez son más fuertes los rumores que afirman que hay ciertas discrepancias entre la futbolista y el club blaugrana para llegar a un acuerdo y este último contratiempo podría poner aún más trabas.

Hasta el momento, la jugadora habría pedido en torno a un millón de euros, a lo que el Barça no ha llegado todavía. Sí que mejoraron su oferta en la última reunión que mantuvo el club con el agente de Putellas, pero a nivel de duración del contrato, con dos años. El paso del tiempo podría estar generando tensiones que pongan en duda, aún más, su continuidad como culé.

Su liderazgo, cada vez menor

Desde que Alexia Putellas cayó lesionada y su trascendencia en el FC Barcelona fue reduciéndose, su liderazgo ha ido a la par. Aitana Bonmatí se ha hecho con el papel de jugadora más importante de este Barça, lo que puede hacer que el propio club vea en la dos veces Balón de Oro una oportunidad para hacer caja.

A nivel popular, la situación de Putellas en la actualidad no es la misma que hace dos años, cuando era la referencia absoluta de un equipo que se acababa de proclamar campeón de Europa. Su lugar lo ocupa ahora Bonmatí, que a finales de octubre ganó el Balón de Oro y todas las marcas se la rifan mientras espera recibir también el The Best, mientras que Putellas pasa más desapercibida que antes.