Los gigantes digitales pescan en la subida de la luz a través de su nube: ofrecen ahorros de más del 80% a empresas

Los gigantes digitales pescan en la subida de la luz a través de su nube: ofrecen ahorros de más del 80% a empresas

La nube se postula como solución ecológica para reducir las emisiones de carbono entre las empresas. La próspera división de cloud computing de Amazon, Amazon Web Services (AWS), calcula que las empresas españolas llegarían a reducir su consumo energético en un 81% si movieran la información de los centros de datos propios a los de la compañía fundada por Jeff Bezos. De hecho, esta empresa estima que esa migración lograría una reducción de huella de carbono incluso del 96% a partir de 2025, fecha que se ha marcado en rojo AWS para que la totalidad de su infraestructura digital dependa enteramente de energía limpia.

«Nuestros estudios calculan ahorros energéticos del 68% de media en la infraestructura de servidores y otro 13% de media en la infraestructura de centros de datos que usan habitualmente las empresas españolas al subir cargas de trabajo a la nube, lo que supone un ahorro energético total del 81%%», detalla Jake Oster, responsable en AWS de Energía y Política medioambiental para Europa, Oriente Medio y África.

Esta compañía tecnológica ha extraído estos datos a partir de un estudio sobre 300 empresas de distintos países europeos, entre los que se encuentra España, donde «hay grandes oportunidades de ahorro de energía y de emisiones de carbono al moverse en la nube», explica a EL MUNDO Oster, que recuerda que ese 81% para el país se traduciría en bajar las emisiones anuales de carbono en 918 toneladas métricas por cada empresa que mueva 1 megavatio (MW) a su nube.

Los informes de AWS muestran además que, al pasar de un sistema informático estándar a una infraestructura cloud, las empresas europeas triplican su eficiencia energética y llegarían a quintuplicarla si adoptaran el modelo de AWS, que se apoya en avances tecnológicos para, por ejemplo, enfriar los centros de datos de manera inteligente según la temperatura exterior y minimizando los consumos.

Amazon cree que las emisiones de dióxido de carbono podrían rebajarse hasta las 1.079 toneladas métricas cada año por empresa, en vez de en 918, en caso de confiar ese objetivo a una infraestructura cloud que esté suministrada en su totalidad por energía 100% renovable. Esa cifra equivale a retirar en un año 500 vehículos de la carretera y también es equiparable a erradicar las emisiones por electricidad de 50 hogares, tal y como muestra este informe elaborado por la consultora 451 Research y encargado desde Amazon, al que ha tenido acceso este diario.

La nube de Amazon, en cualquier caso, no es ni mucho menos la única disponible. Así, AWS capta actualmente en torno al 32% del negocio mundial del cloud, pero encuentra competencia en otros servicios digitales, principalmente el de Microsoft Azure (21% del total) y el de Google Cloud (8%), según datos de la consultora Canalys. IBM, a través de su mayor inversión en la historia para España, también está presente en el negocio español de la nube -y garantiza energías renovables para al menos el 90% de su consumo-. A tenor de estas estimaciones, en este tercer trimestre de 2021 el gasto en cloud se ha elevado un 35% internanual hasta llegar a un nuevo récord de 49,4 millones de dólares (43,4 millones de euros), gracias al teletrabajo y a la educación a distancia, pero también como consecuencia del mayor uso de aplicaciones específicas en el mundo de la industria y la empresa, tal y como preconiza AWS.

La nube de Google, sin ir más lejos, se autodenomina como «la más sostenible del mundo»: en 2007 la compañía consiguió la neutralidad de emisiones de carbono y en 2017 logró que la totalidad de sus compras eléctricas fuera equiparable a las compras que realiza en renovables. Google se ha comprometido además a usar energía completamente libre de emisiones de carbono en todos sus centros de datos, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para el año 2030.

En realidad, la neutralidad energética está ya al alcance de otras empresas de distintos sectores con peso tecnológico, como Orange en el de las telecomunicaciones, con un consumo que ya procede al 100% de fuentes de generación renovable.

Amazon, eso sí, trabaja ya en la línea de potencia mundial de la energía limpia. «En 2020, nos convertimos en el mayor comprador de energía renovable del mundo, alcanzando el 65% de energía renovable dentro de nuestros negocios», recuerda Oster desde AWS. Esta empresa cuenta con más de 234 proyectos de instalaciones eólicas y solares por todo el mundo, con una capacidad futura de hasta 10.000 megavatios (MW).

En España, esa capacidad alcanzaría los 520 MW, con posibilidad de alimentar 312.500 hogares españoles un año entero a partir de la generación de un millón de megavatios a la hora. Las plantas de la compañía están ya operativas en Sevilla y Zaragoza (ciudad en torno a la que se levanta la región cloud española de Amazon), mientras que las de Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura prevén iniciar sus actividades próximamente.

«Nos diferencia del resto que nosotros construimos nuestras regiones cloud [en vez de usar centros de datos de terceras empresas]», subraya Oster: «El primer proyecto solar operativo fuera de EEUU para Amazon ha sido nuestra granja solar de 149 MW localizada en Alcalá de Guadaira [Sevilla], que ya está dando energía a la red eléctrica española, y la planta solar de 49 MW también está ya operativa en Zaragoza», detalla este ejecutivo.

El negocio de Amazon, gigante global del comercio electrónico, no se queda ni mucho menos en el cloud computing, aunque ésta destaque como su rama más rentable del negocio. La empresa está inmersa ya en el sector del automóvil con el compromiso de que para 2030 contará con 100.000 furgonetas de reparto eléctricas. La startup Rivian, invertida por Amazon y dedicada precisamente al vehículo eléctrico, debutó la semana pasada en Bolsa con la mejor sesión inaugural de una compañía estadounidense desde que Facebook saliera al parqué en 2012.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta