¿Pensando en comprar un coche eléctrico? Estos son los vehículos más ecológicos del mercado

¿Pensando en comprar un coche eléctrico? Estos son los vehículos más ecológicos del mercado

Hace más de dos décadas nacieron las pruebas independientes de seguridad en los vehículos, EuroNCAP, para evaluar con pruebas objetivas la seguridad activa y pasiva de cada modelo en el mercado. Las notas felicitan o regañan a los fábricantes con el objetivo de proteger más a los pasajeros y evitar lesiones graves y muertes. En plena emergencia climática ha surgido un instituto gemelo que mide la toxicidad de la automoción: GrenNCAP.

La credibilidad de las pruebas, tanto de seguridad como ambientales, debe sujetarse en una independencia de los fabricantes de la que no quepa ninguna duda. En este sentido, GreenNCAP se asegura de probar vehículos con 2.000 o 3.000 kilómetros rodados, la mayoría de ellos procedentes de empresas de alquiler de coches. En ningún caso, aseguran, se los proveen los fabricantes.

Una de las pruebas a las que fue sometido el Toyota Yaris Hybrid por GreenNCAP

Las mediciones son bastante complejas, pero abordan un aspecto crucial: la diferencia que existe entre la homologación oficial otorgada a los vehículos nuevos y las cifras reales de consumo, eficiencia y emisiones de gases con efecto invernadero durante la circulación real del vehículo. GreenNCAP declara su intención de premiar a los fabricantes que van más allá de las regulaciones exigidas por las autoridades de la Unión Europea.

Así, con una mezcla de mediciones en frío, en autopistas o en las condiciones de máxima temperatura, entre la carretera y el laboratorio se evalúan los vehículos. Como en EuroNCAP, este organismo de evaluación ecológica simplifica los resultados con el sistema de estrellas, al estilo de la calificación de los hoteles. Cinco estrellas es lo máximo. También hay medias estrellas para resaltar matices dentro de un desempeño similar de las mecánicas.

Solo una décima en el apartado de eficiencia separan al Nissan Leaf del pleno.

Las notas concretas se reparten en tres aspectos: emisiones de partículas al aire, eficiencia energética y emisiones de gases de efecto invernadero. Cada año se intenta mejorar el análisis incluyendo pequeñas mejoras que pueden hacer variar la nota del mismo modelo en 2020 y en 2021.

La clasificación de estrellas para los híbridos enchufables (PHEV) tiene en cuenta las emisiones contaminantes, la eficiencia energética y los gases de efecto invernadero en dos modos de conducción: principalmente utilizando el motor de combustión y cuando la batería es la principal fuente de energía.

Ningún coche con propulsión de combustibles fósiles alcanza las cinco estrellas, un coto exclusivo de los vehículos eléctricos, entre los que hay pocas cosas que los separen, ya que todos ellos consiguen la máxima calificación en los apartados de emisiones, tanto de partículas como de CO2. La diferencia entonces se encuentra en matices casi inapreciables obtenidos en el laboratorio al utilizar el coche en frío o cuando ya está funcionando o en condiciones ambientales de frío o calor exteriores. Es el parámetro de ‘eficiencia energética’ la cantidad de energía que se necesita para mover el coche. Aquí menos es más, mejor nota.

El único que consigue un 10 en las tres parcelas de los analizados en 2021 es el Fiat 500 e, el urbano con un un motor eléctrico de 87 kW y una batería de 42,0 kWh. A menor peso, mayor eficiencia, pero la ventaja en este apartado entre unos y otros coches a pilas es de muy pocas décimas.

Por tamaño y prestaciones, el Lexus UX 300e es el eléctrico de ‘cinco estrellas’ más desarrollado.

Solo una décima separa al Nissan Leaf e+ del utilitario italiano. Su 9.9 en eficiencia lo convierte en un coche 100% ecológico según GreenNCAP. La décima para el 10 viene de un mayor gasto en el test en ambiente frío (32 kWh/100km).

Teniendo en cuenta su mayor peso y más altas prestaciones, el Lexus UX 300e Automatic sería el verdadero líder de la tabla, con los ‘dieces’ en emisiones y un 9,7 en eficiencia energética, donde también baja por su mayor gasto en ambiente frío.

Los eléctricos Volkswagen ID.3 Pro y Ford Mustang Mach e completan la nómina de los ‘cinco estrellas’ con esa motorización. Hay uno más, pero con combustión a base de hidrógeno: el Hyundai Nexo, con una nota considerablemente más baja (7.3) en el apartado de eficiencia energética.

En las pruebas de 2020, solo el Hyundai Kona Electric y el Renault Zoe consiguieron todas las estrellas.

Volviendo a este año, las últimas pruebas han detectado un solo coche merecedor del notable alto o las cuatro estrellas de GreenNCAP: el Toyota Prius Plug In 4×2 CVT. Este híbrido enchufable o PHEV consigue un excelente 8.3 en eficiencia energética y combina esta nota con un 6 en ‘aire limpio’ o emisión de partículas y con un 7 en emisiones de efecto invernadero.

Pocos se acercan al Prius enchufable. Reseñamos ahora los que han sido calificados con tres estrellas y media, entre los que encontramos un coche familiar con motorización diésel: el Skoda Octavia Combi 4×2 con cambio manual. «El automóvil obtiene una alta puntuación en las tres áreas de evaluación: 6.7 / 10 para Aire Limpio, 7.7 / 10 para Eficiencia Energética y 4.6 / 10 para Gases de Efecto Invernadero», concluye el examinador. El Skoda demuestra cómo un trabajo en la motorización TDI puede alcanzar cotas mejores que los electrificados. Es el mejor de los calificados con tres estrellas y media en el apartado de eficiencia.

Excepcional resultado del Skoda Octavia Combi TDI: un diésel tan ecológico como muchos PHEV.

Otro coche con motorización térmica, en este caso de gasolina, que ha conseguido el notable es el Volkswagen Golf TSI 1.5 con cambio manual. Prácticamente consigue la misma calificación que su hermano híbrido enchufable, el GTE 180 KW Plug-in Hybrid 4X2 que emite más gases de efecto invernadero.

Una calificación muy parecida a la de los VW Golf la obtiene otro coche con motor de gasolina, el Mazda2 Skyactiv-G con cambio manual y tracción delantera.

También obtienen tres estrellas y media los Renault Captur, Honda Jazz y Kia Niro, todos con tecnología híbrida enchufable.

Un híbrido no enchufable, el Toyota Yaris con motor de gasolina de 1.5 litros, ha encontrado su puesto entre la élite de los coches considerados más ecológicos de los analizados por GreenNCAP en 2021.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta