Se acaban los calificativos para la deportividad de Alcaraz: regala un punto a su rival

Carlos Alcaraz se está ganando el corazón de todo amante del tenis, pero lo hace toda vía más por acciones como la protagonizada en el partido contra Oscar Otte en tercera ronda de Wimbledon. El español regaló un punto a su rival después de que el juez de silla ordenase que se repitiera.
Una contradejada de Alcaraz se fue por centímetros, pero Otte ya iba lanzado y golpeó la bola después de que el juez de línea cantase el out. Pese a que el alemán metió la bola dentro del campo, el juez de silla indicó que el punto debía repetirse debido a que Otte había continuado una jugada ya invalidada.

La grandeza de un deportista se mide, también, por detalles como este ¡Qué grande eres, Carlitos! #WimbledonMovistarPlus pic.twitter.com/Lp26Rixkqw— Tenis en Movistar Plus+ (@MovistarTenis) July 1, 2022
El desconcierto invadió la Pista 1 del All England Club, y ni siquiera los jugadores acertaron a averiguar qué había pasado en un primer momento. Cuando el juez de silla explicó la situación, Alcaraz se ganó una ovación de gala.
Lejos de aprovechar la ventaja que le daba el hecho de tener que repetir el punto, Carlitos regaló el punto a su rival y pidió al juez de silla que se lo apuntasen a Otte, que al fin y al cabo había continuado con solvencia la jugada. Un gesto de auténtico campeón, en tenis y en deportividad.

Se acaban los calificativos para la deportividad de Alcaraz: regala un punto a su rival

Carlos Alcaraz se está ganando el corazón de todo amante del tenis, pero lo hace toda vía más por acciones como la protagonizada en el partido contra Oscar Otte en tercera ronda de Wimbledon. El español regaló un punto a su rival después de que el juez de silla ordenase que se repitiera. Una contradejada de Alcaraz se fue por centímetros, pero Otte ya iba lanzado y golpeó la bola después de que el juez de línea cantase el out. Pese a que el alemán metió la bola dentro del campo, el juez de silla indicó que el punto debía repetirse debido a que Otte había continuado una jugada ya invalidada. La grandeza de un deportista se mide, también, por detalles como este ¡Qué grande eres, Carlitos! #WimbledonMovistarPlus pic.twitter.com/Lp26Rixkqw— Tenis en Movistar Plus+ (@MovistarTenis) July 1, 2022 El desconcierto invadió la Pista 1 del All England Club, y ni siquiera los jugadores acertaron a averiguar qué había pasado en un primer momento. Cuando el juez de silla explicó la situación, Alcaraz se ganó una ovación de gala. Lejos de aprovechar la ventaja que le daba el hecho de tener que repetir el punto, Carlitos regaló el punto a su rival y pidió al juez de silla que se lo apuntasen a Otte, que al fin y al cabo había continuado con solvencia la jugada. Un gesto de auténtico campeón, en tenis y en deportividad.

Carlos Alcaraz se está ganando el corazón de todo amante del tenis, pero lo hace toda vía más por acciones como la protagonizada en el partido contra Oscar Otte en tercera ronda de Wimbledon. El español regaló un punto a su rival después de que el juez de silla ordenase que se repitiera.

Una contradejada de Alcaraz se fue por centímetros, pero Otte ya iba lanzado y golpeó la bola después de que el juez de línea cantase el out. Pese a que el alemán metió la bola dentro del campo, el juez de silla indicó que el punto debía repetirse debido a que Otte había continuado una jugada ya invalidada.

La grandeza de un deportista se mide, también, por detalles como este ¡Qué grande eres, Carlitos! #WimbledonMovistarPlus pic.twitter.com/Lp26Rixkqw

— Tenis en Movistar Plus+ (@MovistarTenis) July 1, 2022

El desconcierto invadió la Pista 1 del All England Club, y ni siquiera los jugadores acertaron a averiguar qué había pasado en un primer momento. Cuando el juez de silla explicó la situación, Alcaraz se ganó una ovación de gala.

Lejos de aprovechar la ventaja que le daba el hecho de tener que repetir el punto, Carlitos regaló el punto a su rival y pidió al juez de silla que se lo apuntasen a Otte, que al fin y al cabo había continuado con solvencia la jugada. Un gesto de auténtico campeón, en tenis y en deportividad.