Esta semana un atleta menos de 16 años le dio una lección de espíritu deportivo a todo el mundo. Ocurrió durante el campeonato regional de atletismo sub16 celebrado en Cataluña.

Hamza Zeroual vio cómo el rival que iba inmediatamente delante de él se caía en el último obstáculo de la prueba de 1500m mientras iba en segunda posición.

Lejos de aprovecharse de la situación y hacerse él con la medalla de plata, ayudó a su compañero a levantarse y dejó que entrara en meta delante, manteniendo las posiciones del momento de la caída. 

Toda una lección de espíritu deportivo en la que fijarse y que pone de manifiesto los valores del movimiento olímpico.